andres-york

Crece la presión en torno al príncipe Andrés y sale a la luz una foto que la Reina no querrá ver

Tras la detención Ghislaine Maxwell por su supuesta participación en la trama de abusos sexuales a menores, el duque de York vuelve a estar en el punto de mira

by hola.com

El último capítulo del Caso Epstein ha hecho que de nuevo el príncipe Andrés esté en el punto de mira. La detención el pasado jueves por parte del FBI de Ghislaine Maxwell, exnovia y mano derecha de Jeffrey Epstein, por su supuesta participación en la trama de abusos sexuales a menores, ha aumentado la presión en torno al hijo de la Reina de Inglaterra. Según las víctimas, Maxwell guarda todos los secretos que Epstein se llevó a la tumba, por lo que ahora todos se preguntan si esa información pondrá contra las cuerdas al príncipe Andrés.

Desde que la hija del magnate de los medios de comunicación británicos, Robert Maxwell, fuera detenida el pasado jueves en una lujosa propiedad del estado de New Hampshire (Estados Unidos) en una operación de película para responder ante la Justicia, las informaciones en torno al príncipe Andrés no han parado de sucederse a ambos lados del Atlántico. The Telegraph publica que Ghislaine Maxwell “no venderá al príncipe Andrés”, al menos así lo asegura al medio uno sus amigos íntimos, que opina que ella “nunca ofrecerá información sobre el duque de York como parte de un acuerdo”. Sin embargo, el exsocio de Epstein, Steven Hoffenberg, aseguró a The Sun, que ella va a cooperar. “Andrés debería estar muy preocupado y otras personas muy poderosas deben estarlo. Ella lo sabe todo”, afirmó Hoffenberg, que hay que recordar que pasó 18 años en la cárcel por un caso de estafa que según él ideó el propio Epstein.

Por su parte, la abogada estadounidense Gloria Allred, que representa a algunas de las presuntas víctimas de Epstein, afirmó el pasado viernes que el príncipe Andrés está “evitando y evadiendo” a las autoridades de Estados Unidos al no proporcionar una declaración sobre el caso Epstein. “La pregunta es, príncipe Andrés, ¿cuándo va a contar lo que sabe? Debe hacerlo, necesita hacerlo sin demora. Es muy traumático y difícil para las víctimas no saber la verdad y es un tipo de test de tortura a la que el príncipe Andrés está sometiendo a las víctimas sobre si dará o no dará una declaración, si lo hará, cuándo…. Simplemente no es justo", manifestó Allred a la cadena británica ITV.

Otra muestra de que la detención de Ghislaine Maxwell, que estaba en paradero desconocido desde el verano pasado, ha precipitado los movimientos en torno al príncipe Andrés es que horas después de su detención la fiscal en funciones del Distrito Sur de Nueva York, Audrey Strauss, recordó: “Nos gustaría que el príncipe Andrés viniera a hablar con nosotros”. En este sentido, las relaciones entre el equipo legal del Príncipe y la Justicia estadounidense han sido tensas en los últimos tiempos, sobre todo después de que el Departamento de Justicia pidiera al Ministerio del Interior británico que le interrogara y de que el Duque dijera que se había ofrecido a declarar como testigo y que los fiscales estadounidenses habían violado las reglas de confidencialidad y habían emitido “mentiras completas”.

En lo que la mayoría de los rotativos británicos coinciden es que este caso es un auténtico dolor de cabeza para el gobierno, para el que el único escenario ideal sería que el príncipe Andrés acordara declarar sin que ellos tuvieran que intervenir. Así lo explicó The Sunday Telegraph: “El secretario del Interior, Priti Patel, se enfrenta una pesadilla diplomática después de que los fiscales estadounidenses presentaran una solicitud formal para que el duque de York testifique”. El propio Boris Johnson se vio obligado a responder por el tema hace unos días en la radio LBC y, después de asegurar que la ley debe cumplirse, zanjó el tema con una frase que ilustra lo delicado del asunto. “Todo el mundo se solidariza con las víctimas de Jeffrey Epstein, pero no esperen que comente los asuntos que afectan a la familia real”, afirmó entonces el Primer Ministro.

Parece que tras la detención de Maxwell, acusada de cuatro cargos relacionados con la captación y transporte de menores para actos sexuales ilegales y dos cargos de perjurio, según la acusación presentada por fiscales federales en Nueva York a la que ha tenido acceso la agencia Reuters, nadie ha descansado. The New York Times ha revelado en las últimas horas que los abogados del príncipe Andrés “han estado en conversaciones con un grupo de presión de Washington con vínculos con la administración Trump sobre la posibilidad de ayudar al hijo de la Reina con las consecuencias de su relación con Jeffrey Epstein”. El citado medio asegura por medio de una fuente que los abogados de la firma londinense Blackfords consultaron en las últimas semanas al lobby de Robert Stryk, que representa a figuras internacionales en delicados asuntos legales o diplomáticos, entre ellos gobiernos acusados de violar derechos humanos. “El Sr. Stryk tiene un historial de asumir clientes con reputaciones desagradables pero expresó su incomodidad por la posibilidad de ayudar al príncipe Andrés, y las conversaciones sobre la representación potencial parecen haber fracasado” publica el medio neoyorquino que asegura que de momento ni Stryk ni ningún otro consultor estadounidense figuran en el Departamento de Justicia como representantes del príncipe Andrés.

La foto que la Reina de Inglaterra no querría ver

Por si fuera poco y mientras la presión sigue en aumento, The Telegraph ha recuperado una fotografía cuanto menos polémica. Se trata de una imagen del Salón del Trono británico con Ghislaine Maxwell y Kevin Spacey -actor que se ha enfrentado también a varios cargos de acoso sexual aunque sin relación con el caso Epstein-, sentados en los tronos que corresponden a Isabel II y al duque de Edimburgo.

El periódico británico publica que la extraña pareja estaba en un recorrido privado por el palacio organizado por el duque de York para el expresidente estadounidense Bill Clinton en el año 2002. Algunos ponen el foco en la violación del protocolo real, ya que nadie puede sentarse en el trono de Isabel II, y otros ven en esta imagen la prueba del estrecho vínculo de amistad que une al príncipe Andrés con la detenida.

La detención de Maxwell marca un antes y un después en un caso que se quedó paralizado tras el suicidio el pasado agosto de Jeffrey Epstein, que apareció muerto en su celda en una cárcel de Nueva York mientras esperaba el juicio. Una muerte que desató todo tipo de teorías conspiratorias y que hace que en las últimas horas los amigos de Maxwell digan que temen por su seguridad.

Hay que recordar que el príncipe Andrés no ha sido acusado formalmente y que en una entrevista que concedió a la BBC en noviembre del año pasado negó "categóricamente" las acusaciones de Virginia Giuffre, que sostiene que fue coaccionada por Epstein para mantener relaciones sexuales con el miembro de la realeza británica cuando ella era menor de edad. La entrevista causó un gran revuelo y el duque de York anunció su salida de la vida pública, aunque sigue manteniendo que nunca sospechó de las actividades delictivas de las que se acusó al magnate estadounidense.

Loading the player...

Haz click para ver ‘El príncipe Andrés, en el punto de mira’, un programa especial en el que la figura del príncipe Andrés y su relación de amistad con el multimillonario Jeffrey Epstein, condenado por abuso de menores, y fallecido en extrañas circunstancias en una cárcel de Nueva York. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!