lisboa-tranvia3

Lisboa en invierno, la ciudad más romántica del mundo

Su tranvía renqueante trepando por el Barrio Alto, sus fachadas decadentes, sus confiterías y sus tiendas tradicionales. Bajo el manto invernal, la capital de los atardeceres sobre el Tajo se enciende de belleza melancólica. Es en estos días fríos cuando resuenan aún más si cabe los versos de Pessoa y la nostalgia del fado.

by NOELIA FERREIRO, FOTOS RENATA JULGA

Bien podría ser que Lisboa no fuera ciudad sino mujer”. Lo dijo José Saramago y lo intuyeron antes y después de él tantos poetas, artistas y cantores para los que la capital portuguesa fue mucho más que un caudal de inspiración. También hay quien ha señalado que su luz, esa que se desparrama por las colinas hasta caer sobre las aguas del Tajo, tiene el efecto del primer amor.

VER GALERÍA

Lisboa, con sus rincones congelados en el tiempo, es para muchos la ciudad más romántica del mundo. Especialmente en esta época, cuando el viento revuelve las hojas caídas sobre el suelo mojado y los fríos avivan la melancolía. Arranca el invierno y recorremos la ciudad que mejor encarna su inevitable nostalgia. Una ciudad que ha sido elegida, además, como la mejor del planeta para un city break o escapada corta.

VER GALERÍA

UN PASEO EN TRANVÍA

Es su imagen más reconocible, el elemento que mejor ha sabido resistir los embates de la modernidad. Hablamos de los tranvías, símbolo de esta ciudad, que, desde hace un siglo, trepan por las laderas con una pericia pasmosa. Históricos o modernos, amarillos o rojos, no son solo el medio de transporte público más común sino en sí mismos una atracción turística. Nada hay más pintoresco que abordar, por ejemplo, el recorrido del mítico nº 28 que avanza chirriante por las estrechas cuestas, bamboleándose entre los barrios de Graça, Baixa o Estrela. 

VER GALERÍA

PERDERSE POR ALFAMA

El distrito más antiguo de Lisboa es un delicioso laberinto de calles empinadas y casas de influencia morisca con fuentes, patios y paredes desconchadas. Un cogollo que sube por la colina hasta llegar al castillo, atravesando al paso importantes monumentos (entre ellos la catedral). Barrio de los marineros y los vendedores de pescado, aquí nació San Antonio, el santo más popular, al que lo mismo se invoca para encontrar objetos perdidos como para conseguir un marido. Además, Alfama también es el rincón de la ciudad donde dejarse llevar por su banda sonora: el fado, alma portuguesa, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Por el camino hasta el punto más alto, no hay que perderse esta dirección: Miss Can (miss-can.com/pt), una encantadora petiscaría (lugar para tapear) donde ofrecen conservas de calidad superior elaboradas con el método tradicional que usaban los antepasados en 1911. Un local pequeñito, con apenas tres mesas, donde un vino y un aperitivo sabrán a gloria bendita.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

DESCUBRIR SUS MIRADORES

Ya lo decía Pessoa, Lisboa nunca fue tan bella como desde las alturas: “El Tajo, al fondo, es un lago azul, y los montes de la otra orilla son de una Suiza achatada”. Por eso conviene descubrirla desde sus miradores, que son muchos y diversos. Algunos requieren subir edificios como el famoso Elevador de Santa Justa o el del Arco da Rúa Augusta, con una bonita panorámica sobre la praça do Comercio. Pero otros forman parte de la alocada fisionomía de la ciudad y su acceso es completamente gratuito. Por ejemplo, el de Sao Pedro do Alcantara, con una preciosa imagen sobre los jardines; o el de Portas do Sol, a donde acuden los enamorados para inmortalizar el momento. Moderno y casi futurista es el último mirador incorporado a Lisboa: el llamado Experiencia Pilar 7, en el centro interpretativo del puente 25 de Abril. Una aventura en la que, además de repasar la historia de esta joya de la arquitectura civil y atravesar una sala cuyos espejos multiplican la sensación del abismo, se accede a una plataforma a un paso del tráfico de los coches y colgada sobre el estuario del Tajo.  

VER GALERÍA

TIENDAS CENTENARIAS

Sí, las hay, precisamente porque esta ciudad ha sabido mantener la esencia de sus comercios tradicionales, los de toda la vida, anclados en ese sabor antiguo que se resiste a la homogeneización. Esta es la razón por la que en La Baixa y en Chiado hallamos sastrerías de tiempo inmemorial, librerías de viejo, establecimientos con solera. Nada hay más romántico que perderse por estas reliquias donde retroceder en el tiempo. Es el caso de Luvaria Ulisses (luvariaulisses.com), una diminuta tienda de guantes que se remonta a 1925 y que conserva su aspecto original con idéntico toque de elegancia.

VER GALERÍA

O de A Vida Portuguesa (avidaportuguesa.com), donde se venden productos diversos (mermeladas, ropa de casa, objetos de jardinería…) pero siempre de creación local. O de Claus (clausporto.com), una marca de jabón y perfume con más de 130 años, inspirada en los paisajes del país. Otro clásico de la ciudad es la Ginjinha o licor de guindas, que no hay que irse sin probar. Especialmente si es el uno de los muchos establecimientos clásicos, con estética tradicional.

VER GALERÍA

AL CALOR DE LAS CONFITERÍAS

El tiempo lo pide. Hace frío y apetece una café calentito en lo que supone para Lisboa una institución sin igual: la de sus confiterías donde atreverse a degustar (a riesgo de no poder parar) su dulce más característico. Se trata de los Pasteles de Belém, que se pueden encontrar en cualquier café que se precie. Especialmente en el que lleva su nombre, Pasteis de Belem (pasteisdebelem.pt) junto al Monasterio de los Jerónimos, siempre atestado de gente. Pero también en la Confeitaria Nacional (confeitarianacional.com/pt/home), que pertenece a la misma familia de hace cinco generaciones. Todas han sido testigos de romances al calor de una taza humeante.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

MUY PRÁCTICO

El Hotel Valverde (valverdehotel.com/sobre-o-hotel.html), en plena Avenida da Liberdade, es una opción ideal para un recorrido por la Lisboa más romántica. Clásico, elegante y al mismo tiempo contemporáneo, sus habitaciones son una delicia y su servicio inmejorable. 

Más información:
Turismo de Lisboa
(visitlisboa.com)

Puedes seguir leyendo más reportajes sobre Lisboa:

Lisboa para gente guapa: diez rincones que no debes perderte

El mejor acuario del mundo está en Lisboa

Una cena en el restaurante de John Malkovich en Lisboa

Más sobre: