Sociedad

La boda de Fátima y Fernando, una vuelta a los clásicos

La celebración tuvo lugar en Talavera de la Reina, ciudad de la novia, tal y como manda la tradición

Más sobre:

Fátima y Fernando optaron por una boda clásica con algunos detalles que la dotaron de mucha personalidad. /Foto: Alma Fotografía

En contra de la tendencia actual, decidieron no contar con ‘wedding planner’ e implicar a la familia y amigos en la organización de su boda. Este es uno de los detalles que más llaman la atención del enlace de Fátima y Fernando, algo que lo hace especial y ‘muy suyo’, como dice Fátima.

Se conocieron en la universidad, mientras estudiaban un máster, aunque ella nos confiesa que ya se debieron cruzar por los pasillos mientras estudiaban la carrera. Años después de conocerse comenzaron a salir y la historia desembocó en una bonita boda en Talavera de la Reina, la ciudad de la novia, tal y como manda la tradición.

Ella escogió un vestido de Beba's Closet, clásico, romántico y original que combinó con zapatos de Úrsula Mascaró. El ramo de novia fue obra de Marga Arte Floral y como únicas joyas optó por el anillo de pedida y unos pendientes de su tía. Del maquillaje y el peinado se encargó Olga de 'Coquet'. El chaqué del novio, en gris, lo firma Juan Moreno Sastre.

Para la ceremonia religiosa, eligieron la iglesia de Santiago Apóstol, un edificio de estilo mudéjar ubicado en el casco antiguo de la ciudad. Ella llegó hasta allí acompañada por su padre y él conduciendo un seiscientos al lado de su madre. Fátima recuerda con cariño estos momentos, ya que todo lo prepararon ellos: la música, las lecturas y los libros para el seguimiento de la celebración.

Tras la emotiva ceremonia, llegó el momento de la celebración. Al salir de la iglesia, se trasladaron a la finca ‘La Vega’ en la misma ciudad, donde disfrutaron del cóctel y la cena, preparados por la concina de la misma finca. Mientras tanto, el cuarteto Enclavemaestoso tocó música actual con instrumentos clásicos. “La combinación es genial”, afirma la novia.

Para que los invitados recordaran siempre su día, Fátima y Fernando hicieron un regalo que además de ser útil es solidario: optaron por los jabones artesanales de la ONG Baobab Solidario. Los invitados les correspondieron con detalles muy significativos que dotaron de mucha personalidad a la boda: les regalaron un ‘photocall’ con imágenes suyas, las letras gigantes y el ‘candy bar’.

Todas las fotografías de la boda fueron captadas por Alma Fotografía. Conocieron el estudio a través del trabajo que hicieron en la boda de unos amigos y Lía, la fotógrafa, les dio buen ‘feeling’, según nos cuenta Fátima.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!