Sociedad

Cristina y Álvaro, una boda en la que cada detalle tuvo un gran significado

La abuela de la novia y el padre del novio les acompañaron de forma muy simbólica en este día tan emotivo

Más sobre:

El mar también fue protagonista en este enlace, en el que los novios quisieron que todos los elementos relacionados con su ciudad, Gijón, estuvieran presentes.

© Tecueme Studio

Tras doce años de relación, Cristina y Álvaro decidieron dar el gran paso y el pasado 20 de mayo se dieron el ‘sí, quiero’ en la iglesia de San Pedro, Gijón.

Fue una boda llena de detalles con gran significado. Tanto la iglesia como el lugar de la celebración, el Club de Regatas, se eligieron porque son localizaciones representativas de la ciudad asturiana, además el mencionado club estaba muy ligado al padre del novio.

Ejercieron como testigos por parte de la novia una de sus cuñadas y dos de sus mejores amigas y por parte del novio sus tres mejores amigos, los mismos que estuvieron con él mientras se vestía. Los padrinos fueron, tal y como manda la tradición, el padre de la novia y la madre del novio.

El día se construyó a base de momentos inolvidables: el vídeo que las amigas de la novia les prepararon, el discurso de uno de los amigos del novio, la salida de la iglesia con todo el confeti volando por los aires o la última canción del baile, 'Asturias' de Víctor Manuel, que bailaron rodeados por todos los invitados… Pero sin duda uno de los más emotivos fue la entrada de la novia en la iglesia, justo en ese instante, a Álvaro le dio una bajada de tensión y tuvo que sentarse, nos cuenta Cristina entre risas.

La pareja escogió sus ‘looks’ cuidadosamente para uno de los días más importantes de sus vidas. Él optó por chaqué de Scalpers, reloj de Tag Heuer, los gemelos de oro y la corbata de su padre, para que de alguna forma lo acompañase en ese día. Cristina diseño su vestido junto a su madre y lo encargaron a una modista de confianza. Juntas dieron forma a todos los detalles del estilismo: una medalla de la Virgen de Covadonga en recuerdo de su abuela, el velo de su prima Mayi, los botones de colores a juego con los zapatos de Pura López que había comprado un año antes y la corona que encargó a Eva Vidal, que hacía su estilismo de novia diferente y muy personal. El maquillaje corrió a cargo de Laura Gesto.

Las invitaciones fueron encargadas a ‘Le Suite 64’, Cristina nos cuenta que querían una ilustración personalizada tipo dibujo animado y que de fondo estuviera representado Gijón. “Sin duda fue el mejor día de nuestra vida y ahora tenemos el mejor recuerdo gráfico gracias a los mejores fotógrafos, Tecueme Studio”, recuerda la novia.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!