Sociedad

El embajador belga abre las puertas de su residencia a nobles y diplomáticos

Marc Calcoen pronto finaliza su etapa como representante belga en nuestro país, y ayer organizó una pequeña recepción, cumpliendo con el protocolo de seguridad, a la que asistieron personalidades como el duque de Sevilla

Más sobre:

En primer plano, de izquierda a derecha, Manuel Rodríguez de Maribona, vicecanciller del Cuerpo de la Nobleza de Asturias, el embajador Marc Calcoen y su esposa, Miek Declerq, y el duque de Sevilla.
©Julia Robles

Marc Calcoen, embajador de Bélgica en España, pronto se despedirá de nuestro país. Después de cuatro años, su etapa como representante belga en territorio español llega a su fin en un verano de lo más atípico, marcado por la crisis del coronavirus. Por ello, cumpliendo con las medidas de higiene y seguridad, se organizó ayer una íntima recepción, que contó con invitados de excepción como el duque de Sevilla, en su residencia de Madrid: el palacete de Marqués de Rafal. 

Este edificio, que desde hace más de medio siglo sirve como sede de la embajada de Bélgica, es una majestuosa construcción que fusiona el diseño clasicista y el neobarroco francés. Erigida por orden de Alfonso de Pardo y Manuel de Villa, XIV marqués de Rafal, y llevada a cabo por el arquitecto Luis Sainz de los Terreros. Tras cinco años, en 1919 terminaban las obras de este elegante palacio, que, además, se ubica en una de las zonas más exclusivas de la capital, el barrio de Salamanca.

En uno de los salones de este espacio histórico, fue donde el embajador recibió, junto a su esposa, Miek Declerq, a sus invitados. Entre ellos destacaban otras personalidades de la esfera diplomática, como las embajadoras Michèle Pranchère-Tomassini, Gabriela Dancau, Marzenna Adamczyk o Koula Sophianou, el presidente de la Academia de la Diplomacia, Santiago Velo de Antelo, de la cultura, como la escritora Mercedes de Soignie, o de la nobleza, como el anteriormente nombrado duque de Sevilla. Don Francisco de Borbón aprovechó la ocasión para hacerle entrega al embajador de una medalla en nombre del Cuerpo de la Nobleza de Asturias.

De hecho, otros miembros de la corporación también asistieron: su consejero de Relaciones Institucionales, Alfredo Leonard, quien pronunció unas palabras, su vicecanciller, Manuel Rodríguez de Maribona, el Conde de Carrión de Calatrava, y el Marqués de Torre Alta.

Marc Coen se mostró agradecido al recibir esta distinción, y no dudó en destacar los lazos que unen a su país con España.

El broche de oro al acto llegó con un brindis en el que todos los convidados brindaron por Bélgica, España, y sus respectivos Soberanos.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!