Sociedad

Alicia Koplowitz asiste a la entrega de la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes

El Museo del Prado ha sido reconocido por la institución con este título, y la empresaria, académica de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se encontraba entre los asistentes

Más sobre:

La empresaria Alicia Koplowitz, académica de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, junto al pianista Joaquín Soriano, también miembro de la institución.
©Gtresonline

Alicia Koplowitz no sólo es empresaria. Además de apoyar la investigación científica a través de la fundación que lleva su nombre, es mecenas de arte. Posee una de las colecciones más importantes de nuestro país, y por ello no es extraño que hace un año recibiese uno de los Premios ‘A’ al Coleccionismo que otorga la Fundación ARCO. Pero éste no ha sido el único reconocimiento que ha recibido últimamente. El más reciente fue la medalla de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el pasado mes de junio. Un título que recogía, con gran emoción y un vibrante discurso, en el que hablaba del arte como “fiel compañero de alegrías y fatigas”, que descubrió tras ver el cuadro de las Meninas de Velázquez en su primera visita al Museo del Prado, con siete años.

Ayer, la empresaria asistió, ya como académica de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, a la entrega de la Medalla de Honor que la institución ha concedido al Museo del Prado. Una distinción que destaca los dos siglos de amistad que unen a la Real Academia y a la pinacoteca, que comparten una “vocación”, la de promover las artes y una “historia común”.

Mientras que la primera fue inaugurada en 1752 por el rey Fernando VI, la segunda fue fundada en 1819, aunque su edificio fue diseñado tiempo antes, en 1785, por orden del rey Carlos III y con un propósito distinto al actual, como Gabinete de Ciencias Naturales. El nieto del Monarca, Fernando VII, sería quien lo convertiría en un Real Museo de Pinturas y Esculturas, impulsado por una de sus esposas, la infanta portuguesa María Isabel de Braganza, quien falleció antes de ver su sueño cumplido.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando fue, por tanto, la primera colección de arte que se abrió al público en España y “el antecedente más cercano al museo”.

“El Museo y la Academia han compartido no sólo vocación e historia, sino también unas colecciones artísticas que dialogan con la más feliz naturalidad", apuntaba Javier Solana, presidente del patronato del Museo del Prado.

También señalaba que las dos instituciones se prestan obras para sus respectivas exposiciones, y trabajan conjuntamente para “avanzar” en el conocimiento de su historia.

Con esta Medalla de Honor, la Real Academia buscaba reconocer el “recorrido de actualización más reciente” del Museo del Prado, así como la “gestión de remodelación que lo ha proyectado por encima de la mayoría de los grandes museos”.

El actual director del Museo del Prado, Miguel Falomir, era el encargado de recoger este título, en un acto en el que estuvieron presentes destacadas personalidades del mundo de la cultura, como el dibujante Peridis, la crítica de arte Estrella de Diego o el pianista Joaquín Soriano, académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!