Sociedad

La boda soñada de Jonathan y Vanessa en Avilés

La pareja se dio el 'sí, quiero' en esta ciudad asturiana, y lo celebró en un lugar histórico, el Hotel Palacio de la Magdalena

Más sobre:

Vanessa y Jonathan se dan un romántico beso.
©Simuka Photo

Aunque Jonathan Muñiz y Vanessa Tuero se criaron en la misma ciudad asturiana, Avilés, no se conocían. Ni siquiera de vista. Pero su suerte cambió en el mes de marzo de hace nueve años, cuando Jonathan y Vanessa salieron a cenar -cada uno con su grupo de amigos-. Por casualidades del destino, se encontraron, y desde aquel momento comenzaron a conocerse mejor... para pronto darse cuenta de que estaban hechos el uno para el otro. 

"Cada día que pasábamos juntos, teníamos más claro que no queríamos separarnos. Y aquí estamos, nueve años después, casados, con una niña preciosa y un montón de momentos juntos por vivir", cuenta la feliz pareja.

En una escapada a los Picos de Europa en diciembre de 2015, durante una cena romántica, decidieron dar el gran paso hacia el altar, que tuvo lugar el 12 de mayo del año pasado. Este día, Jonathan y Vanessa se casaban en una ceremonia civil celebrada en el Ayuntamiento de Avilés, arropados por su familia y amigos más cercanos.

Una boda que contó con la música de una violinista y una violonchelista, así como la voz de su amiga Angharad Fernós, que tocó para los novios.

"Fue un día precioso para nosotros, pero tenemos un recuerdo especial de la salida de la ceremonia, donde todos nuestros amigos y familia nos esperaban a la puerta del Ayuntamiento para llenarnos de palabras bonitas, buenos deseos y, sobre todo, mucho amor", recuerda la pareja. 

Para la ocasión, Vanessa escogió un vestido de 'La Sposa', de Greta Ceremonias, que acompañó de un ramo y un tocado de flores naturales, obra de Azahara Floristas. Jonathan, por su parte, lució un traje de Emilio Yuste. 

Tras el 'sí, quiero', los novios festejaron su unión en un lugar con mucha historia, el hotel Palacio de la Magdalena. Este palacio del siglo XVIII, situado sobre el río Nalón, en Soto del Barco, ofrecía unas "vistas maravillosas" que convencieron a los novios de que éste era el espacio ideal donde celebrar su enlace. 

Allí, tal y como rememoran, vivieron momentos inolvidables. "Sería imposible quedarse con uno, aunque seguramente sería alguno de los vividos durante la fiesta en la que los invitados se divertían haciéndose fotos en el fotomatón".

Otro detalle que destacan son los fuegos artificiales que organizó Vanessa, con la ayuda de su suegro, sus padres y algunos amigos, y que sorprendieron tanto a Jonathan como a los invitados. "Los lanzamos de noche, iluminando toda la desembocadura del Nalón", explica. "Fue un momento espectacular", al igual que su boda de ensueño. 

 

¿Te animas a compartir con nosotros tu evento más especial? Aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!