Sociedad

La boda de Sofía y Alberto en el Pazo da Touza de Pontevedra

Tras pasar por el altar en el templo Votivo del Mar, los recién casados celebraron su unión en este espacio del siglo XVI

Más sobre:

Sofía y Alberto se dan un romántico beso tras su boda.
©Instantánea y Toma primera

Sofía Fernández-Davila y Alberto Aguinaliedo se conocieron gracias a su trabajo. Ambos se dedican al sector marítimo, y aunque trabajaban en empresas distintas, dio la casualidad de que las dos se localizaban en el mismo edificio y, además, solían realizar colaboraciones.

Pese a la gran timidez de Alberto, después de trabajar en un par de proyectos juntos, por fin reunió el valor para hablar a Sofía sobre algo más allá del entorno laboral, y le propuso una cita. 

Así fue como surgió el amor entre ellos. El 22 de junio del año pasado, Sofía y Alberto se daban el 'sí, quiero' en el templo Votivo del Mar, situado en Nigrán, Pontevedra. Una iglesia que, según nos explica Sofía, siempre le había llamado la atención, por lo que un buen día decidió mostrársela a su pareja, que también quedó entusiasmado con la construcción. Por ello, este templo, en el que está muy presente la Virgen del Carmen, su patrona, fue el lugar escogido para la gran ocasión.

En este día tan especial, Sofía se decantó por un vestido con corte sirena de Rosa Clará, que acompañó de algunas joyas con mucho significado para ella. Ejemplo de ello fue la corona de oro que había sido diseñada, mucho tiempo atrás, para la boda de su abuela. Una pieza compuesta de diez perlas, cada una de las cuales representaba a los diez hijos que la pareja quería tener -y que al final, tuvieron-. Pero éste era tan sólo un detalle de los muchos que escondía esta corona, que cuenta con una concha de Santiago -puesto que el abuelo de Sofía era gallego- y una granada -en recuerdo a la ciudad de donde era la madre de su abuela-. Asimismo, los pendientes que llevaba también eran una herencia familiar: pertenecieron a su bisabuela, y ya los lució su madre el día de su enlace.

Su ramo también se sumó a estos objetos de gran valor. El bouquet, compuesto de peonías con astrania y otras plantas, fue confeccionado por su tía Ana, de 'Flowered by Ana'. Al final, Sofía le regaló su ramo a su prima Flavia, y entregó una réplica exacta a su mejor amiga, Ana Patricia. 

Los novios recuerdan que uno de los momentos más divertidos se vivió en la iglesia, cuando a Sofía no le entraba el anillo de bodas.

La gran sorpresa fue el ramo de flores y la emotiva carta que recibió Sofía de parte de los que en aquel tiempo eran sus futuros compañeros de trabajo en Hamburgo. 

Después de la ceremonia, los recién casados celebraron la boda en el Pazo da Touza. En este espacio, que forma parte del patrimonio histórico gallego, Alberto y Sofía festejaron que ya eran 'marido y mujer', y escucharon, emocionados, algunos de los discursos que prepararon sus familiares. 

 

Bautizos, cumpleaños, bodas... ¿te animas a compartir con nosotros tu evento más especial? Aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!