Sociedad

La Fundación Vicente Ferrer conmemora, por todo lo alto, su 50º aniversario en Barcelona

La organización celebró medio siglo de vida de la mano de la bailaora Sara Baras y otros artistas, en el Teatro del Liceo de la Ciudad Condal

De izquierda a derecha: el director de programas de la Fundación Vicente Ferrer, Moncho Ferrer, la bailaora Sara Baras, el presentador, Daniel Domenjó, la coordinadora de La2 en Sant Cugat, Laura Folguera, y el director general de la Fundación Vicente Ferrer, Jordi Folgado Ferrer.
©Europa Press

La Fundación Vicente Ferrer celebra este año medio siglo de vida, y para conmemorar la especial ocasión, organizó una gran gala en el Teatro del Liceo de Barcelona el pasado viernes. Un evento que fue todo un éxito de convocatoria, y que contó con mucho ritmo flamenco, de la mano de destacados artistas, como la cantante Remedios Amaya y la bailaora Sara Baras.

"Es un privilegio poder ayudar", afirmaba Sara Baras, que aseguraba que era todo "un honor actuar en la celebración del 50º aniversario de la Fundación Vicente Ferrer". "Las cosas que se hacen con entrega, pasión y alma llegan muy lejos”, explicó durante la presentación de la gala el pasado jueves. 

Y así fue. Ella fue una de las que puso todo su arte y pasión flamenca sobre el escenario de este histórico teatro de la Ciudad Condal, al que también se subió Moncho Ferrer, hijo del creador de la fundación, Vicente Ferrer, y actual director de Programas de la organización.

“He tenido el privilegio de ser parte del cambio. Los destinatarios del proyecto han sido los impulsores de la lucha contra la pobreza. Vicente Ferrer dejó un legado conocido como ‘una revolución silenciosa’. La revolución silenciosa continúa”, apuntaba Moncho Ferrer.

Una revolución que comenzó 50 años atrás, en 1969, cuando su padre, Vicente Ferrer y su madre, Anna, decidieron poner en marcha esta fundación con el objetivo de erradicar la pobreza extrema en la India. Y para lograrlo, impulsaron un proyecto que buscaba transformar las zonas más pobres y necesitadas del país asiático.

Desde entonces, los programas de la Fundación Vicente Ferrer llegan a más de 3.600 aldeas y han conseguido cambiar la vida de alrededor de 3 millones de personas. 

"En la India, decidimos celebrar este aniversario trabajando", comentaba Moncho Ferrer. "Por eso, cada día, la gente de los pueblos ha plantado un árbol. Hace pocos días, he tenido el honor de plantar el árbol número 10 millones".

Tras toda una vida dedicada a la solidaridad y ayudar a los demás, Vicente Ferrer recibía el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998.

En 2009, Vicente Ferrer nos decía adiós, pero su legado aún continúa vivo de la mano de su hijo y su esposa, Anna Ferrer, quien ocupa el cargo de presidenta de la fundación.  

Aunque Anna no pudo asistir a la gala, sí que envió un vídeo recordando todo el trabajo realizado junto a su marido. “Vicente no tenía dudas de que era posible erradicar la pobreza", indicaba. "Primero nos convenció a un grupo de voluntarios y después a miles de personas en la India y en España. Tenemos la responsabilidad de acabar con la pobreza. Juntos seguimos luchando”.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!