Sociedad

Clara y Rafael, una boda entre naranjos

La pareja decidió celebrar su boda en un espacio rodeado de naturaleza y ubicado en el municipio de Nules, en Castellón

Más sobre:

Clara y Rafael se miran, muy enamorados, tras darse el 'sí, quiero'.
©Diego de Rando

Aunque los caminos de Clara Moros y Rafael Castillo se habían cruzado en múltiples ocasiones, no fue hasta el verano de 2015 que empezaron su noviazgo. 

Nos cuenta Clara que un día, Rafael le pidió que cogiese sus gafas de sol de la guantera del coche, y aprovechando esta búsqueda, le sorprendió con otro accesorio muy diferente: un anillo. Le estaba proponiendo matrimonio, y ella aceptó sin dudar.

Así, el pasado 8 de diciembre, la pareja pasaba por el altar de la iglesia de los Padres Carmelitas Descalzos de Burriana, en Castellón, durante una ceremonia que fue oficiada por un familiar del novio, el sacerdote Rafael García. Pero el lugar, además, guardaba un gran significado para Clara, ya que ella y más de tres generaciones de su familia estudiaron con estos religiosos.

Para su gran día, la novia se decantó por un vestido del diseñador alicantino Rubén Hernández. Un modelo de corte princesa, que acompañó de un casquete de hojas de terciopelo blancas confeccionado por 'Ana Vinaixa Tocados', un velo de tul, y la pulsera de brillantes y platino que su abuelo Paco le regaló a su abuela Amparo en su pedida de mano.

Rafael, por su parte, decidió llevar un chaqué de corte clásico de la firma 'Scalpers'.

Tras el 'sí, quiero', los recién casados y sus invitados se dirigieron a la finca 'Más de Lucía'. Un espacio ubicado en el municipio castellonés de Nules, y que cuenta con una imponente masía. Allí, rodeados de naranjos, los novios celebraron que ya se habían convertido en 'marido y mujer'.

A pesar de que, según ellos mismos señalan, los momentos más bonitos se vivieron durante el acto religioso, aquellos que compartieron en esta finca tampoco se quedaron atrás. Ejemplo de ello fue el divertido baile que prepararon los novios al ritmo de Imposible, una canción de Ozuna y Luis Fonsi, cantante con el que Rafael guarda un gran parecido. A los asistentes les encantó la idea de participar en esta coreografía, y después siguieron disfrutando de la animada música del grupo de rumbas 'Ojana' y dj 'Juanki'.

Clara dio la sorpresa cambiando su vestido de la ceremonia por otro que firmaba el mismo modisto, Rubén Hernández, mientras que reemplazaba el anterior tocado por una espectacular diadema con plumas, cristales y paillettes de 'Soledad Martí Tocados'.

Sin embargo, el momento más inesperado llegó de la mano de las amigas y amigos de los novios, que hicieron a la pareja dos regalos de boda: un viaje y un cuadro. 

Como la Navidad estaba a la vuelta de la esquina, Rafael y Clara decidieron hacer un guiño a las esperadas fiestas con cada detalle de la decoración del enlace. Piñas, velas, lazos rojos... trajeron a cada rincón de 'Más Lucía' el espíritu navideño que impregnó esta romántica boda. 

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!