Sociedad

La emocionante y divertida boda de Samuel e Isabel

Después de cuatro años juntos, se casaron el pasado mes de octubre en una finca madrileña

Más sobre:

El destino les unió hace cuatro años, y el pasado mes de octubre se daban el 'sí, quiero'.
©Lísola Fotografía

“Es muy difícil elegir un único momento. Hubo muchos. Las palabras de nuestros amigos, en especial, de mi prima, recordando a la abuela, el momento del ‘sí, quiero’…”. Isabel Fraguas reconoce que es muy complicado quedarse con un solo momento de todos los que vivió el pasado 5 de octubre, cuando se casó con Samuel Maldonado. Un día que jamás olvidará, y que guardará para siempre en su memoria como uno de los más especiales de su vida. 

El flechazo entre ellos surgió el 13 de abril de 2014. La mejor amiga de Isabel acababa de tener una hija con un amigo de la infancia de Samuel, y conocer a la pequeña resultó la excusa perfecta para que sus caminos se cruzasen por primera vez. 

Tres años más tarde, la pareja realizó un viaje a Tailandia. Era un caluroso mes de agosto, y cuando se encontraban en un resort de la isla de Koh Yao Yai, Samuel decidió pedirle a Isabel que se casase con él. Una proposición que la pilló totalmente desprevenida, pero que aceptó sin dudar.

Isabel encontró su vestido de ensueño en la firma Rosa Clará. Un modelo que tenía un original escote en la espalda, con detalles de pedrería en nácar y en plata. Sus pendientes de oro blanco eran herencia de su abuela, que falleció en 2015, su tocado fue creado por su madre, Isabel González, y siguiendo la tradición, el 'algo azul' lo puso con la pulsera que sus padres le regalaron en su último cumpleaños.

El color que, prácticamente, no se pudo ver en su enlace fue el rojo, porque, según nos confiesa, marcó un exigente dress code a las asistentes de la boda. "Pedí que ninguna invitada fuera de rojo... Es una manía que tengo y siempre dije que en mi boda 'prohibiría' vestir este color". 

Al igual que sucede en todos los enlaces, surgieron algunos imprevistos. La propia Isabel nos cuenta que se olvidó el ramo al finalizar la ceremonia, así que, en lugar de recibir la lluvia de confetti de los invitados con su bouquet en mano, optó por lanzar besos a sus invitados “para disimular” su olvido.

Su ya marido, Samuel, no se quedó atrás: a la hora de intercambiar los anillos, no cogió el de Isabel, sino el suyo propio, por lo que el intercambio de alianzas se produjo antes de lo previsto.

A pesar de todo, ningún contratiempo pudo empañar su romántico 'sí, quiero', que tuvo por escenario la finca madrileña 'La Montaña', después de cuatro años juntos. 

Y pese a que le cuesta decantarse por algún recuerdo, no puede evitar hablar del círculo especial que los asistentes formaron alrededor de ella y de Samuel. "Pudimos sentir el cariño de todos los invitados, cada uno llevaba un globo. Les pedimos que pidieran un deseo, ya que ese día se cumplía el nuetro. Les dimos las gracias, y de fondo, sonaba Diamonds. Fue increíble".

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!