Sociedad

Anna y Marc, un ‘sí, quiero’ con Barcelona a sus pies

La pareja se casó el pasado 15 de septiembre en una boda llena de magia, que se celebró en la Iglesia del Monasterio de Santa María Reina de Pedralbes

Más sobre:

Anna y Marc se dieron el ‘sí, quiero’ en la Iglesia del Monasterio de Santa María Reina de Pedralbes, rodeados de naturaleza y lejos del ruido de la ciudad.
©Diana Segura

Anna Herrador Fernández y Marc Gomis Grau se conocieron en Vallromanes, el pueblo de Barcelona donde ella vivía y él solía disfrutar de sus vacaciones de verano. Tenían tantas cosas en común, que bastó una quedada con varios amigos para que se enamorasen el uno del otro.

Y tras seis años de relación, Marc decidió que había llegado el momento de pedirle matrimonio durante una escapada a Londres.

La fecha señalada para la gran boda fue el 15 de septiembre de 2018. La pareja se daba el ‘sí, quiero’ en la Iglesia del Monasterio de Santa María Reina de Pedralbes, con la Ciudad Condal a sus pies. Un paisaje idílico que, junto a la soprano y el órgano que pusieron banda sonora a la ceremonia, crearon un ambiente mágico.

José Herrador, padre de Anna, fue quien asumió la responsabilidad de llevar a la novia hasta el altar, pero su hermano, Albert Herrador, fue el padrino que le llevó el ramo. Anna eligió un vestido de estilo princesa, confeccionado en otomán de seda, que firmaba Cristina Tamborero. Un diseño de escote delantero barco y cuadrado en la espalda que se ceñía a su silueta hasta la cintura, donde comenzaba una voluminosa falda terminada en cola. La ‘guinda del pastel’: un lazo al final del escote de la espalda.

La celebración tuvo lugar en la finca Mas Cabanyes, en Argentona. Anna y Marc se quedaron prendados de su caserío noble del siglo XVI y sus fuentes, convirtiéndolo en el escenario de su unión. Tal era la magia que incluso la puesta de sol quiso ser testigo de un enlace con la naturaleza como protagonista. Un entorno en el que incluso la canción con la que cortaron en pastel, Circle of Life del musical de El Rey León, fue una elección de lo más acertada.

Los novios entraron al salón al ritmo de la mítica I gotta feeling del grupo 'The Black Eyed Peas', animando a todos los invitados a bailar. Fue sin duda, uno de los momentos más divertidos de la noche, junto con el vídeo y el baile sorpresa de algunos amigos.

Como broche final, un guiño solidario. Anna y Marc hicieron una donación al Hospital Sant Joan de Déu, regalando como símbolo de ello unas pulseras a los invitados. 

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!