Sociedad

La boda de Riccardo y Carmen en el Palacio de Quintana

Se dieron el 'sí, quiero' en una ceremonia civil, que tuvo por escenario este lugar histórico, ubicado en Soria

Más sobre:

Carmen y Riccardo pusieron con su boda el broche de oro a cinco años de amor.
©David Fernández 

Su historia comenzó hace más de seis años, el 25 de abril de 2013. Riccardo Egris y Carmen de Pablo Bernal coincidieron en la fiesta de una compañera de laboratorio de Pablo que, además, había estudiado junto a Carmen la carrera universitaria.

El 1 de agosto de 2017, la pareja se encontraba en el valle de Grindelwad, en los Alpes suizos, y en uno de sus picos, el del Eiger, a nada menos que 3.500 metros de altura, Riccardo le pidió matrimonio. Con la excusa de querer sacarse una foto, Riccardo clavó el palo selfie en la nieve, y, en vez de tomar una imagen, se puso a grabar el instante en que se arrodilló y le pidió matrimonio.

El pasado 18 de julio, Riccardo y Carmen se daban el ‘sí, quiero’ en un lugar histórico: el Palacio de Quintana, en Soria. Este edificio, que fue construido en el año 1757 por Juan Baltasar González de Gregorio y Rodríguez-Carabantes, se convirtió en el escenario tanto de su ceremonia civil como de su posterior celebración. Tal y como explican los propios novios, la belleza del palacio y su entorno natural bastaron para convencerles de que ése sería el espacio idóneo para su boda.

Uno de los momentos que más expectación causan es, sin duda, la llegada de la novia al altar, que en este caso, fue acompañada de su padre, Jaime De Pablo. Carmen encontró su vestido de ensueño en ‘Marco y María’, y con respecto a los accesorios, lució unos pendientes vintage y un reloj herencia de su abuela materna.

 “A parte de la fiesta, la entrada a la cena con ‘pañolada’ de colores y chupito incluido de todos los invitados” es uno de esos instantes que Riccardo y Carmen recuerdan como de los más divertidos. Pero no fue el único. Además de éste, los novios destacan el baile que protagonizó la familia de la novia –y al que después se unió el resto de invitados- o las palabras que les dedicaron los testigos y los padrinos a los recién casados.

Y aunque ni la pareja ni los asistentes olvidarán esta gran boda, nos cuentan que la celebración comenzó un día antes, con una fiesta pre-boda en la finca de la familia de la novia. Un evento que reunió a más de 80 personas, y con la que Riccardo y Carmen quisieron dar las gracias a todos sus seres queridos por estar a su lado en esta especial ocasión.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!