Sociedad

Verónica y Jesús: un ‘sí, quiero’ al compás de Carnaval

La pareja demostró ‘que la vida es un carnaval’ en su boda celebrada el mismo día que el cumpleaños de su pequeña hija Alexia

Más sobre:

Verónica y Jesús pasaron por el altar después de catorce años juntos.
©Richard Klozs

Verónica Luque Jiménez y Jesús Salas García se conocieron, fruto del azar, hace ya 14 años. Les enamoró la cantidad de cosas que tenían en común, entre ellas, el Carnaval. Pronto, el destino se encargó de unir a estas dos almas gemelas y, al cabo de los años, nació su hija Alexia, su ‘mayor alegría’ y por la que decidieron unirse en matrimonio.

Antes de la fecha señalada, Jesús se encargaría de organizar una romántica pedida durante una cena en un hotel, donde le regalaría un misterioso álbum de fotos. En él, todos sus recuerdos, con sorpresa en la última página: una invitación de boda con sus nombres y apellidos y fecha ya elegida (el mismo día que el tercer cumpleaños de su hija). Emocionada y con Jesús ante ella de rodillas ofreciéndole un anillo, Verónica dijo ‘sí’.

La pareja se dio el ‘sí, quiero’ en la basílica de la Esperanza durante una ceremonia con esencia rociera a la que la novia llegó reluciente del brazo de su padre, Silvestre Luque, vestida de Gioconda novias.

Al finalizar la ceremonia, el Carnaval (elegido como temática para la boda y que tanto apasiona a los novios) se apoderó del ambiente, escuchándose varios pasodobles, el más emotivo, en honor a los abuelos de la pareja que ya no estaban entre ellos. Los novios también rindieron honor a esta fiesta durante el baile nupcial, protagonizando una cuarteta de carnaval llamada Caperucita mientras los alumbraban con bengalas.

El día fue de fantasía. El banquete se celebró en la Hacienda los Conejitos donde entraron bailando junto a su hija Alexia, que protagonizaría uno de los momentos más divertidos de la boda por sus gestos y morisquetas reflejados en el vídeo de boda.

Fueron muchas las risas, pero también hubo tiempo para la emoción. La novia recuerda con cariño la entrega de regalos a sus madres y, por supuesto, el discurso de su hermana Jennifer, a la que regaló el ramo. ‘Espero que ella sea la próxima’, nos confiesa. Quién sabe, dicen que de una boda sale otra.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!