Sociedad

José y Silvia: un flechazo en la oficina

Después de que sus caminos se cruzasen en la empresa donde ambos trabajaban hace cuatro años, la pareja pasó por el altar en Sevilla

Más sobre:

José y Silvia celebraron su boda de ensueño el pasado septiembre. 

©Parejo Photo 

El amor aparece cuando menos te lo esperas. Y si no, que se lo digan a Silvia Llamas Agulló, que conoció a su marido, José Sara Bueno, en el trabajo. José se incorporó a su empresa en el verano de 2015. Un cruce de miradas en los pasillos de la oficina fue suficiente para que se fijasen el uno en el otro, y ambos pensasen lo mismo: "¡Qué guapo/a, pero qué serio/a, que no me dice nada!”

Esta situación pronto cambiaría. José y Silvia aprovecharon una comida laboral para intercambiar sus primeras palabras, y en Navidad surgió el flechazo. A partir de aquel momento, comenzaron a quedar después del trabajo y José, que es cordobés, dejó de viajar a su tierra cada fin de semana para quedarse en Sevilla con Silvia.

Tras un tiempo, empezaron a hablar de un futuro juntos, y los planes de boda no tardaron en aparecer. Sin embargo, no sería hasta el 15 de septiembre de 2017 que esta idea se convertiría en una realidad. La pareja había organizado un viaje a Francia para conocer los Castillos del Loira. Cuando llegaron al de Chenonceau, conocido como el ‘Castillo de las Damas’, Silvia no podía parar de admirar ese paisaje que tenía ante ella, y José aprovechó su distracción para proponerle matrimonio.

Un año más tarde, el 15 de septiembre de 2018, Silvia y José se daban el ‘sí, quiero’ en la Parroquia de San Sebastián de Sevilla. Todo transcurrió como ellos habían soñado: septiembre es su mes favorito y la elección de ese año –el 2018- era un guiño al inicio de su noviazgo, que comenzó un día 18.

Silvia nos cuenta que ella misma se atrevió a crear su vestido de novia. “Me encanta diseñar y suelo dibujar muchos trajes… y no iba a ser menos mi vestido de novia”. La modista Paloma Cerezal fue la encargada de dar vida a su modelo ideal, que acompañó de una mantilla heredada de su abuela, y un ramo de ‘Cártamo flores’.

José, por su parte, lució un chaqué de 'Dalpers' y unos gemelos de plata que llevaban grabados una frase especial para él y Silvia, ‘Le meilleur est à venir’ –‘Lo mejor está por venir’-. Ella también incorporó estas palabras tan importantes para ellos en una medallita que se escondía en su bouquet.

Tras la ceremonia, la Hacienda Clarevot se convirtió en el escenario de su gran día. Un lugar que reunía todas las características que ellos buscaban un sitio “con encanto, aire rural y diferentes espacios para cada momento del enlace”. En uno de dichos rincones, los recién casados aparecieron al ritmo de la canción Hoy me he levantado dando un salto mortal, del grupo 'Hombres G' para celebrar su gran día. Una entrada estelar que después quiso emular uno de los tíos de Silvia, que le pidió al dj un tema para imitarlos.

Aunque es muy complicado quedarse con un sólo momento de todos los vividos en este día, Silvia comenta que nunca podrá olvidar la “cara de emoción de su sobrina, Lucía, cuando le regalaron un conejo como mascota".

 

 

Tú haces la sección de Sociedad. Si quieres compartir tu fiesta con nosotros, aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!