Sociedad

Rocío y Jaime: una gran boda segoviana

Antes de pasar por el altar, la pareja organizó una divertida fiesta que dio comienzo a dos días llenos de celebraciones

Más sobre:

Jaime y Rocío pasean, muy enamorados, tras darse el 'sí, quiero'.
©Pepe Bernal Olivares

Rocío Anglés y Jaime Barriero se conocieron a través de Tinder, una conocida aplicación para encontrar el amor en las redes sociales. Pero su 'match' en Internet no se trasladó a la vida real, ya que, según nos explican, su primera cita no tuvo mucho éxito. A pesar de ello, decidieron darse una nueva oportunidad, y poco a poco, comenzaron a conocerse... hasta que surgió la magia entre ellos.

Una semana después de asistir a la boda de una amiga en Skiathos, Grecia, Jaime le pidió matrimonio a Rocío. Aprovechando que se encontraban en el país heleno, realizaron un viaje a la isla de Creta, y fue entonces cuando Jaime le entregó a Rocío el anillo que había estado guardando durante siete días. Se arrodilló ante ella y le preguntó si quería casarse con él. 

Su gran día llegó el 21 de julio del año pasado. La pareja se daba el 'sí, quiero' en la iglesia de Otero de Herreros, en Segovia. Rocío, que vestía un dos piezas de 'HalfPenny London', compuesto por una gran falda de tul y un top con escote bardot, entraba en el templo religioso acompañada de su padre, José Luis Anglés, mientras sonaba Somewhere over the rainbow. Jaime, por su parte, lo hacía junto a su madre, Begoña Cadiñanos.

Una vez finalizó el acto, los recién casados descubrían, al salir de la iglesia, la sorpresa que sus amigos les habían preparado: un coche antiguo decorado con globos rosas y bloques de paja, en el que sonaba la canción de Bruno Mars I think I wanna marry you

Rocío nos cuenta que ella y su marido se perdieron en su camino a la finca 'La estación'. Gracias a la ayuda de los vecinos de la zona, que se quedaron boquiabiertos al verles, lograron llegar a este espacio, que se convertiría en el escenario de su fiesta. Allí vivirían, rodeados de sus seres queridos, momentos muy emotivos, como aquel en el que Rocío le dio a su hermana, Pilar, su ramo de novia, esperando que ella sea la próxima en pasar por el altar.

Aunque el enlace tuvo lugar un sábado, Jaime y Rocío quisieron comenzar las celebraciones un día antes con una divertida pool party -fiesta en la piscina-. Así, la pareja organizó su gran boda segoviana, que disfrutaron en compañía de los suyos.

 

Tú haces la sección de Sociedad. Si quieres compartir tu fiesta con nosotros, aquí puedes hacerlo.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!