Sociedad

Carla y Carlos: un amor en tierras americanas

Se conocieron cuando vivían en Estados Unidos, pero el pasado mes de septiembre volvieron a España para casarse

Más sobre:

Carlos y Carla comparten un beso, ya como 'marido y mujer'.
©Vera Fleisner

A la catalana Carla Bartrina y al madrileño Carlos Martín les unió el destino... en varias ocasiones. Se conocieron hace ocho años al otro lado del océano, mientras buscaban compañeros de piso en una página web, lo que ellos llaman el "forocoches americano". Tanto Carla como Carlos vivían por aquel entonces en Chicago, Estados Unidos, y aunque, al final, no vivirían juntos, el azar quiso que se convirtiesen en vecinos. Y así surgió su amistad por tierras americanas.  

En 2013, se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro, y cuatro años más tarde, en un viaje a la India, Carlos le pidió matrimonio a Carla. Pero no fue tarea fácil. Tal y como explican, dado que Carla es una maniática del orden, Carlos tuvo que ingeniárselas para esconder su anillo de pedida en la maleta.

Pese a la dificultad, lo consiguió, y cuando visitaban uno de los monumentos más bellos del país, el Taj Mahal, el mausoleo que el Shah Jahan mandó construir tras la muerte de su esposa, Carlos dio el gran paso de una manera muy peculiar. Estaba tan nervioso que en vez de formular la pregunta, sólo le dijo: "toma", tendiéndole el anillo.

El pasado 15 de septiembre, la pareja volvía a España para casarse en el Cortal Gran, situado en el municipio ampurdanés Sant Pere Pescador, en Girona. Una ceremonia que, además, contó con una actuación muy especial, la de Paula Arbos, amiga de Carla, que actuó junto al pianista Edgar Bassiana.

Para este día tan importante, la novia confió tanto su vestido como su velo a 'Pronovias', mientras que su ramo de flores fue confeccionado por 'Flors Bahí'.

En palabras de Carla, en su boda 'a la catalana', hubo dos padrinos. Siguiendo con la tradición, antes de que su padre, Narcís Bartrina, la acompañase hacia el altar, el novio eligió a su hermano Víctor Martín para que le diese su ramo y le leyese un discurso. 

Tras su 'sí, quiero', los recién casados recibieron una lluvia de pétalos que fue tan sólo el inicio de su gran celebración. Una fiesta en la que se vivieron momentos muy emotivos, divertidos e inesperados, como la exhibición de baile twerking que uno de los amigos de Carlos realizó frente a los padres del novio.

Las amigas de la novia, por su parte, prepararon una competición de baile entre las mesas del banquete durante la comida. Cada una de ellas, tenía asignada una canción y en cuanto comenzase a sonar, todos los que la ocupaban tenían que levantarse y moverse al ritmo de la música.

La prueba tuvo unos ganadores indiscutibles: un grupo que no dudó en coger un micrófono y cantar, a capela, el tema 'Paquito el chocolatero', como si de una ópera se tratase.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!