Sociedad

Espartaco, Curro Romero, Manzanares... los toreros recuerdan al doctor Vila

Varios diestros asistieron ayer a la entrega de los premios 'Doctores Vila', con los que se rendía homenaje a este médico que dirigió la enfermería de la Real Maestranza de Sevilla

El mundo del toreo quiso recordar a este importante cirujano que estuvo al frente de la enfermería de la Real Maestranza de Sevilla durante más de tres décadas.
©GTres

Un año más, importantes figuras del mundo del toreo se dieron cita en la 39ª edición de los premios ‘Doctores Vila’. El hotel Gran Meliá Colón de Sevilla sirvió ayer de escenario a la entrega de estos galardones, con los que el equipo médico de la enfermería de la plaza de la Real Maestranza sevillana reconoce a diestros que destacan en las plazas. De hecho, los trofeos toman su nombre de los médicos Ramón Vila Arenas y Ramón Vila Giménez. Padre e hijo, dos referentes en la especialidad de cirugía taurina, dirigieron la enfermería de la Real Maestranza de Sevilla.

Por primera vez en la historia de estos premios, el acto no contó con la presencia de Ramón Vila Giménez. El cirujano, que estuvo al frente de la enfermería de la Real Maestranza durante más de tres décadas –de 1978 a 2011-, falleció en mayo del año pasado. Por ello, los asistentes a la gala quisieron rendir un sentido homenaje al desaparecido doctor, amigo de conocidos toreros como Paquirri.

En 1978, a Vila le tocó atender al padre de Francisco, Cayetano y Kiko Rivera después de que éste fuese cogido por un toro de Osborne en la Feria de Abril.  La amistad entre ambos pronto traspasó los ruedos, y Vila se convirtió en un cirujano de confianza para Paquirri. Tanto es así que mientras el diestro agonizaba tras sufrir la grave cornada que acabaría con su vida en Pozoblanco, en sus últimos momentos, pidió ‘¡Que llamen al doctor Vila!

“Nos falta el alma y el artífice de estos premios”, afirmaba Octavio Mulet Zayas, actual cirujano jefe de la enfermería maestrante. “No quiero ni puedo empezar estas palabras sin agradecer al doctor Vila Jiménez que haya sido el artífice de que estemos hoy aquí”. Mulet recordó al doctor Vila como un “maestro y amigo que tanto entregó al mundo del toro y a los toreros”, añadiendo que a pesar de que el médico “ha recibido muchos premios y reconocimientos”, éste sería, sin duda, “el más preciado para él, al ser otorgado por su equipo y entregado por sus toreros”.

Su viuda, Pilar Cañas, se encargó de recoger, junto a sus hijos, el ‘trofeo extraordinario’ a ‘Una vida de quites’, ante la atenta mirada de todos los toreros que se congregaron en la capital hispalense. Entre ellos, Espartaco, Curro Romero, Paco Ojeda y Emilio Muñoz.

A los veteranos diestros se unió la nueva generación de toreros: José María Manzanares y Sebastián Castella, que recibieron el premio al ‘Quite providencial’, por haber librado al banderillero Valentín Luján de un percance con un toro. El otro galardonado de la velada fue Andrés Roca Rey, distinguido con el premio al ‘Quite artístico’, quien no pudo asistir al acto por motivos profesionales.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!