Sociedad

Erika y Eduardo, la boda de dos leoneses en tierras portuguesas

La pareja, que se conocía desde la infancia, se daba el ‘sí, quiero’ en Vila Praia de Âncora, un pequeño pueblo de pescadores del norte de Portugal.

Más sobre:

Eduardo y Erika se casaron en un pequeño pueblo costero de Portugal, Vila Praia de Âncora, tierra natal de la familia de Eduardo.
©IN FOTO

Sólo siete kilómetros separaban a Erika Pérez y Eduardo Macedo, dos leoneses que nacieron y crecieron en la región del Valle de Laciana. Y aunque se conocían desde que eran muy pequeños, no fue hasta un tiempo más tarde cuando comenzó su historia de amor.

Pasados unos años, Eduardo se mudó a Salamanca, la misma ciudad que Erika eligió como destino universitario. Un encuentro que propició que retomaran su relación y, poco a poco, surgiera la magia.

Pese a que su noviazgo nació a orillas del río Tormes, Eduardo quiso regresar a León para invitar a su novia a una comida muy especial. Cuál fue la sorpresa de Erika que, al pedir su postre, el camarero le trajo un huevo kínder. Extrañada, abrió el dulce, descubriendo que en su interior se escondía el anillo de pedida.

El 13 de agosto de 2016, la pareja se dirigía hacia el altar en la freguesía portuguesa de Vila Praia de Âncora. La elección de este rincón costero de Portugal fue fácil: además de ser un pueblo con mucho encanto, era la tierra natal de la familia de Eduardo.

Una vez finalizó la ceremonia, los recién casados y sus invitados disfrutaron del posterior banquete en Quinta do Cruzeiro.

La pareja cuidó hasta el último detalle de la decoración de su gran día, inspirándose en numerosos cuentos infantiles. Entre ellos, destacó el de Blancanieves, que sirvió no sólo para decorar la mesa donde se sentaron los novios, sino también la tarta nupcial, sobre la que se puso una manzana mordida.

Pero la fantasía de los cuentos llegó mucho más allá. Y es que unos días antes de la boda, los novios grabaron una película en la que Erika se metía en la piel de Blancanieves y Eduardo en la de su amado príncipe. La cinta contaba la historia de la pareja y fue proyectada durante el enlace.

Una boda de cuento de hadas que, sin duda, tuvo el final esperado: 'fueron felices y comieron perdices'.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!