Sociedad

La boda de Nerea y Javier en un pazo de ensueño

Tras darse el ‘sí quiero’ en la iglesia de San Martín, en el municipio pontevedrés de O Grove, la pareja se trasladó hasta el histórico Pazo de Señoráns, para celebrar, junto a sus seres más queridos, el día más especial de sus vidas.

Más sobre:

Los recién casados se besan, con el Pazo de Señoráns de fondo.
©Visualgal

Javier Arambarri y Nerea Casmelle se conocían desde que eran pequeños, puesto que ambos asistían al mismo colegio, ubicado en Vigo.

Sin embargo, no sería hasta segundo de bachillerato cuando Nerea y Javier se enamorarían, iniciando una relación que ni los kilómetros de distancia que les separaron mientras ella estudiaba su carrera universitaria en Madrid, pudieron romper.

El día en que Nerea cumplía 27 años, la pareja, ya asentada en Galicia, decidió salir a cenar a un restaurante de Vigo para celebrarlo. Cuál sería la sorpresa de Nerea que, al encender la cámara que su novio acababa de regalarle, se encontró con una fotografía en la que se leía: ‘pídele la carta al camarero’. Al hacerlo, éste regresó con un enorme ramo de flores y una carta que no sólo hablaba de cómo había empezado su bonita historia de amor, sino también del futuro que escribirían juntos. Incapaz de contener la emoción, Nerea se echó a llorar, al tiempo que Javier, arrodillándose, le pedía que se casase con él.

El pasado 3 de septiembre Nerea y Javier se daban el ‘sí quiero’ en la iglesia de San Martín, situada en el municipio pontevedrés de O Grove. Al ritmo del himno del Antiguo Reino de Galicia que un grupo de gaiteros tocaba, Nerea hizo su entrada, vestida con un modelo de Rosa Clará.

El majestuoso Pazo de Señoráns, hoy reconvertido en bodega de vinos, fue el escenario elegido para el posterior banquete. Un histórico edificio erigido en el siglo XVI, donde los recién casados compartieron, junto a sus amigos y familiares, momentos conmovedores, como los globos de led que lanzaron al aire, en homenaje al fallecido padre de Nerea; y otros más divertidos, como el baile con el que los invitados -que se cambiaron el atuendo que habían lucido durante la ceremonia religiosa- dieron por comenzada la fiesta.

Tu evento también puede aparecer en el espacio online más exclusivo

Compártelo con nosotros

Si consideras que este contenido no está autorizado o es inapropiado y quieres denunciarlo, por favor, mándanos un mail a sociedad@hola.com

Bases legales de la sección Sociedad de ¡HOLA!