Mary de Dinamarca y sus cuatro hijos

La importante reflexión de Mary de Dinamarca por el regreso de sus hijos al colegio

Los niños mayores de la Princesa han podido volver a las aulas, un mes después de que lo hicieran sus hermanos pequeños

by Beatriz Castrillo

La desescalada va siendo una realidad en muchos países. Tras semanas muy difíciles, parece que los sistemas sanitarios se están recuperando y todo vuelve poco a poco a la normalidad. En algunos territorios los niños ya están volviendo a sus clases presenciales tras un periodo estudiando en casa debido al coronavirus. Estas medidas también han afectado a las Casas Reales que han visto cómo sus príncipes se confinaban bajo los muros de palacio. Así, hemos podido ver cómo es el día a día más cotidiano de monarquías como la danesa, donde Federico y Mary de Dinamarca han compartido cómo se relajan en la intimidad de su hogar y cómo  han pasado sus hijos la cuarentena. Los mellizos Vincent y Josephine, de 9 años, fueron de los primeros ‘mini royals’ que regresaron a la escuela, mientras que sus hermanos mayores, los príncipes Christian, de 14 años, e Isabella, de 13, han tardado un mes más en reencontrarse con sus profesores y compañeros.

VER GALERÍA

La princesa Mary ha sido la encargada de informar al respecto con una imagen de sus pequeños camino del colegio y con sus mochilas a la espalda. “Ayer nuestros dos hijos mayores comenzaron la escuela, así que ahora estamos felices de que los cuatro hayan podido reincorporarse. Creo que ha sido bueno para ellos lidiar con lo que ha sido un día a día muy diferente, pero están felices de volver a encontrarse con todo: sus clases, sus compañeros, los profesores, los vecinos… en resumen, la vida escolar proporciona la estructura de una vida que los niños aprecian”, ha escrito.

- Mary de Dinamarca, la mejor fotógrafa de su hija Isabella, que sopla 13 velas con fotos inéditas

- El entrañable detalle que atesora Mary de Dinamarca en su despacho

VER GALERÍA

Además, la nuera de la reina Margarita también ha querido poner el foco en que el cierre de colegios por el COVID-19 “tiene un gran impacto en los niños del mundo, especialmente en las niñas de los países en vías de desarrollo”. “La educación es el mejor camino hacia un futuro mejor para todos. Para las niñas, en concreto, la educación significa tener una mayor probabilidad de salir de la pobreza, que se casen más tarde y que tengan menos hijos y más sanos a la vez que ganan libertad financiera y contribuyen con la sociedad”, ha manifestado.

VER GALERÍA

Los planes educativos de los cuatro hijos de Federico de Dinamarca se vieron fuertemente trastocados por el estallido del brote. Los pequeños príncipes y su madre se encontraban en Suiza, donde los niños iban a estudiar el primer trimestre del año, cuando tuvieron que regresar precipitadamente a su país debido a la gravedad de la situación sanitaria. Durante su encierro, la familia contó que pasaban el tiempo saltando en camas elásticas y jugando al fútbol y que la princesa Isabella echaba mucho de menos a sus amigos.

Federico de Dinamarca, todo un padrazo

Por otro lado, la princesa Mary siempre ha destacado la faceta de padre de su marido. En el libro Federico, príncipe heredero de Dinamarca de Gitte Redder y Karin Palshok, la australiana narra que el padre de sus hijos es protector y participa mucho en la vida familiar. “Todos los rasgos que me encantan de Federico se expresan aún más ahora que es padre. Es más amoroso y afectuoso, más feliz y seguro. Tal vez se ha vuelto un poco más reservado e incluso quiere proteger a los niños aún más que yo”,  cuenta la Princesa en el ejemplar.