Estas son las pruebas por las que pasarás antes de someterte a un tratamiento de fertilidad

Estas son las pruebas por las que pasarás antes de someterte a un tratamiento de fertilidad

En ocasiones el embarazo no llega de forma natural y es entonces cuando nos planteamos acudir a una clínica de fertilidad para llevar a cabo técnicas de reproducción asistida. En este caso, el primer paso será realizar una serie de pruebas a los futuros padres.

by Cristina Soria

Pocos deseos hay tan intensos como el de querer tener un hijo cuando llega el momento de que así sea. Pero en muchas ocasiones, a pesar de quererlo con todas nuestras fuerzas, el embarazo no llega de forma espontánea, y es entonces cuando hay que plantearse opciones como la adopción o los tratamientos de fertilidad. En este último caso hay que tener en cuenta factores como la edad y el tiempo que se lleva intentando.

Para mujeres mayores de 35 años el tiempo de espera antes de iniciar un tratamiento de fertilidad es de un año. Si la mujer es menor de 35, entonces se reduce a seis meses. Pasado este tiempo es cuando se puede acudir a una clínica de fertilidad para hacer una valoración que nos permita detectar si existe algún problema y qué soluciones hay.

Si damos el paso de acudir a una clínica de fertilidad, allí se le realizarán a la pareja determinados exámenes en función de su historia y del tratamiento que se considere más adecuado en ese momento, ya que todos los casos no son iguales. Aún así, dentro de los posibles exámenes que nos puedan hacer, hay algunos que son básicos y se realizan a todas las parejas, independientemente del caso.

Leer: Estos son los miedos más comunes de las mamás primerizas

Pruebas que se realizan a la mujer

Algunas son tan básicas como saber el grupo sanguíneo, algo que se obtiene con una simple analítica en la que también habría que descartar enfermedades como la hepatitis B y C, rubeola, sífilis, varicela, virus herpes II y citomegalovirus.

También es necesario realizar un estudio completo de las hormonas tiroideas, porque cuando existe una alteración en la hormona que regula el funcionamiento del tiroides pueden darse complicaciones para conseguir un embarazo, y si se da, para el desarrollo del mismo.

VER GALERÍA

La revisión ginecológica también es completa e incluye una citología para descartar la necesidad de una intervención de tipo quirúrgico por alteraciones celulares en el cuello del útero. Es necesario, además, realizar una ecografía transvaginal para averiguar si existe alguna alteración en las trompas, descartar miomas y pólipos en el útero, o quistes ováricos.

Leer: Por qué no debes consumir alcohol durante la gestación

También han de explorarse las mamas, que son muy sensibles a los tratamientos con hormonas, y hacer una mamografía y ecografía que ayude a descartar un cáncer de mama o cualquier otra patología.

Como pruebas complementarias se hace una ecografía basal y se valora la reserva ovárica mediante un análisis hormonal.

Pruebas que se realizan al hombre

En el caso del hombre, la principal prueba es un estudio del semen, llamado espermiograma o seminograma. En principio, esta es la prueba imprescindible para el varón, pero es importante que se haga en una clínica de fertilidad, para que los resultados se valoren de la forma más acertada posible, enfocados siempre a la idea de una reproducción asistida.

Pero, además, al igual que en la mujer, se realiza una analítica que nos permite conocer el grupo sanguíneo y descartar la hepatitis B, hepatitis C, la sífilis, el VIH, el virus herpes II y el citomegalovirus.

Leer: Si estás embarazada, ten cuidado con estos alimentos