alergias-alimentarias

Volver al cole con una alergia alimentaria

Los datos hablan por sí solos: los niños suelen sufrir su primera reacción alérgica en el centro escolar. Si tu hijo tiene algún tipo de alergia o asma, sigue estas recomendaciones para afrontar el nuevo curso de manera segura

by hola.com

Mientras los pequeños de la casa se reincorporan al nuevo curso, estas semanas, los padres nos ocupamos de nuestros deberes particulares. Es momento de asegurarnos, una vez más -y no será la última-, de que nuestros hijos tienen todo lo necesario para afrontar este nuevo año escolar.

Pero a las preocupaciones típicas de esta etapa, se suman, además, otras relacionadas con la salud y el bienestar de nuestros hijos. Sobre todo, si sufren algún tipo de alergia alimentaria o asma.

Según datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), 1 de cada 5 reacciones por alergia alimentaria sucede en el colegio. Es más, alerta de que “en la mayor parte de los casos, los niños alérgicos sufren su primera anafilaxia” en el centro escolar.

Por ello, el doctor Juan Carlos Juliá, coordinador del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria de la SEICAP, advierte que es de vital importancia que las personas al cargo de estos alumnos tengan conocimientos de alergias infantiles: los distintos tipos de alérgenos que pueden afectarles, cómo evitarlos, la sintomatología que les pueda causar y, por supuesto, saber cuál es el protocolo de actuación en caso de reacción.

-Leer: ¿Saben los profesores reaccionar ante un brote de alergia en el 'cole'?

Primer paso: informar al centro educativo

Nuestros hijos pasan la mayor parte de su tiempo en el colegio, por lo que es muy importante que el centro disponga de toda la información posible sobre su alergia o asma. “Deben llevar un informe médico actualizado, que explique la enfermedad de cada niño y el tratamiento a seguir, incluso un botiquín con la medicación de rescate si fuera necesario, explicando cómo utilizarla”, afirma el doctor Juan Carlos Juliá.

Desde la SEICAP, insisten en que no demos por sentado que los tutores de la escuela saben cómo actuar en caso de reacción alérgica. Tal y como desvelaba un estudio español publicado en Annals of Allergy, Asthma & Immunology, cerca de la mitad de los profesores nunca ha visto un autoinyector de adrenalina -el tratamiento de rescate si se da la anafilaxia, la reacción alérgica más grave-, y sólo el 5% sabría utilizarlo.

Un dato muy revelador, ya que si el alérgico sufre una anafilaxia y no se actúa con rapidez, corre el riesgo de incluso perder la vida.

Desde casa al cole: todos preparados para actuar

“Es muy importante que en todos los colegios exista un profesional de enfermería para poder atender las posibles urgencias originadas por los niños con enfermedades crónicas o en niños previamente sanos”, indica el doctor Juan Carlos Juliá. Pero “lamentablemente, en nuestro país no se da esta situación, y son escasos los centros públicos o concertados que disponen de una”. Por esta razón, asegura que “si es posible, es más adecuado que los niños con enfermedades alérgicas acudan a un centro escolar donde se disponga de enfermería, y en su defecto, debería estar el profesorado formado en este tipo de patologías, y tener protocolos de actuación para estos casos, similares a los del Programa Alerta Escolar, que existe en algunas Comunidades Autónomas”, nos explica el médico. Juan Carlos Juliá se refiere a Galicia y las Islas Baleares, las únicas Comunidades Autónomas de nuestro país que disponen de un protocolo de actuación ante estos casos.

Si los profesores desconocen el método de actuación, pueden recibir una formación “por parte de la Administración local o bien a partir del personal sanitario de los centros de salud al que pertenece al colegio”, detalla el médico.

También está en manos de las familias

Como hemos especificado anteriormente, además de proporcionar información detallada sobre la alergia o la enfermedad del pequeño y entregar el informe médico actualizado al colegio, podemos:

  • Reunirnos con el tutor de nuestro hijo. Así, le haremos saber, de primera mano, todas las características de su alergia o enfermedad, y éste informará, a su vez, a todos aquellos profesionales que estén con él día a día.
  • La medicación de rescate, siempre en la mochila. Asegúrate de que el autoinyector de adrenalina no ha caducado, que está bien identificado, conservado… y guárdaselo en su mochila para que se lo dé a su profesor. Lo ideal sería nombrar una persona para que se encargue de custodiarlo y, claro está, que sepa cómo funciona.
  • Enseñar a nuestros hijos cómo deben actuar. Hablamos continuamente de que los colegios tienen que estar preparados ante una reacción alérgica, pero ¿y nuestros hijos? Ellos también deben estarlo. Por ello, hemos de enseñarles a diferenciar los alimentos que no pueden tomar, qué hacer si se encuentran mal…
  • Identificar todos los objetos de nuestros hijos. Bolsas de desayuno, vasos, productos de higiene… Todo debe ir correctamente marcado para que no haya confusiones con los del resto de sus compañeros.
  • Prestar atención al servicio de comedor. Aunque saber si escogemos o no un buen comedor escolar, “no es tarea fácil”, en palabras del doctor Juan Carlos Juliá, éste nos recomienda que solicitemos información al colegio sobre la empresa de cátering que realiza los menús escolares. No hay que olvidar que el centro es el responsable de “diseñar o solicitar a las empresas encargadas del cátering un menú adecuado a las necesidades de cada niño”. Y de esta forma, podremos descubrir qué medidas sigue la empresa en cuestión para evitar los alérgenos.
    Si el colegio consta de su propia cocina, no será necesario visitarla. “De este menester ya se encargan los inspectores de sanidad correspondientes”, explica.

-Leer: ¿Es el comedor del 'cole' seguro para los niños alérgicos?

Talleres y formación al alcance de todos

“Por supuesto, es muy importante que los padres pertenezcan a asociaciones de pacientes, como AEPNAA, la Asociación Española de Personas con Alergia a los Alimentos y al Látex, para recibir información y asesoramiento en caso que lo precisen”, nos comenta Juan Carlos Juliá.

De hecho, SEICAP organiza diversos programas y talleres formativos para pacientes y familiares, que, además, pueden realizarse desde el propio colegio.

-Leer: Estos son los alimentos que más alergias producen