Posado de una niña con su madre

Qué hacer cuando los niños reclaman constantemente la atención de los padres

Reclamar la escucha y vigilancia de los padres en exceso puede ser la antesala de un problema de conducta

by hola.com

La educación de los más pequeños es una tarea muy dura y complicada para los padres. Entender cuáles son las necesidades de nuestros hijos, y saber diferenciarlas de las exigencias propias de una excesiva permisibilidad, son algunos de los aspectos que más quebraderos de cabeza causan a sus progenitores en los primeros años de vida de los benjamines. Saber encontrar los límites para evitar comportamientos negativos se ha convertido en uno de los temas a tratar más repetidos por los padres a la hora de tratarlas con un experto. A este respecto, la psicóloga Pilar San Policarpo del Val nos aporta algunos puntos de luz que nos pueden orientar para reconducir este tipo de conductas.

VER GALERÍA

A una edad temprana, los pequeños tienen una especial necesidad de atención por parte de los padres. ¿Cómo se debe actuar ante estas 'llamadas'? ¿Dónde está el límite?

Cuando los niños son pequeños es normal que reclamen la atención de los padres, necesitan saber que estamos ahí, eso les proporciona seguridad, necesitan la aprobación de sus padres para sentirse seguros. Es importante que les prestemos atención y que seamos sensibles a sus necesidades físicas y emocionales. El problema puede ser que demanden atención inmediata y que no toleren tiempos de espera. Si se atiende inmediatamente a sus demandas estas pueden convertirse en exigencias, es por ello que debemos diferenciar entre deseos del niño y necesidades. Las necesidades hay que cubrirlas, los deseos pueden esperar y es aconsejable que no consigan inmediatamente todo lo que desean. En un principio si están acostumbrados a conseguir lo que desean de manera inmediata se pueden sentir frustrados sino lo consiguen y pueden utilizar estrategias para conseguirlo como rabietas, chantajes, enfados, tirar objetos... Es importante entender que también necesitan desarrollar la tolerancia a la frustración, en la vida tendrán que lidiar con situaciones de este tipo y si no están preparados porque se les ha evitado, no dispondrán de mecanismos para gestionar las emociones. En muchas ocasiones somos los adultos los que evitamos que se sientan mal por no obtener lo que desean, cedemos a sus demandas porque es más fácil o porque desconocemos que esto en vez de beneficiarles les termina causando perjuicios.

A veces los padres nos encontramos perdidos y no sabemos qué hacer o cómo hacerlo, en estos casos se puede consultar a un profesional para que nos dé pautas educativas explicándole lo que sucede en nuestro caso particular. Es importante que cuando se ponen normas y límites estos sean los mismos tanto con el padre como con la madre o personas encargadas de su educación. Cuando en casa uno de los padres es permisivo y el otro exigente y dan mensajes contradictorios se genera inseguridad y confusión en el niño.

 

¿Qué es la atención positiva? ¿Podría enumerar algunos consejos para ponerla en práctica?

El niño necesita sentir que es querido, que le valoramos y aceptamos. La atención positiva es resaltar sus puntos fuertes, destacar sus cualidades y hacer hincapié en lo contentos que nos sentimos cuando se ha portado bien o ha sabido esperar un rato para ver ese dibujo que nos quería enseñar y explicarle que habiendo esperado un rato lo veremos mejor que en el momento inmediato que quería verlo cuando estábamos ocupados.

Cuando su comportamiento no ha sido adecuado, se le puede hacer saber  en primer lugar que se le quiere mucho, pero que eso que ha hecho no ha estado bien y que estamos seguros de que la próxima vez lo hará mejor, sin reñirle y explicándole que si vuelve a suceder tendrá unas consecuencias, por ejemplo, si ha empujado a otro niño en el parque: “ ya sabes que mamá te quiere mucho, pero no está bien que empujes a ese niño, a ti te gustaría que te empujasen?, yo sé que no lo vas a volver a hacer, si lo haces me pondré triste y no iremos al parque el sábado (todo concreto al explicarlo)” y cumplirlo, cuidando el tono de voz, manteniendo la calma, buscando el equilibrio entre la firmeza y el cariño. Si va al parque y no repite esa conducta hacerle saber que estamos muy contentos porque se ha comportado muy bien y reforzar su conducta: “como hoy he visto que has entendido que es importante no empujar te voy a leer un cuento antes de ir a dormir”. En el caso contrario si le han empujado y está triste hablar con él de lo que ha pasado, de cómo se ha sentido y de que se puede hacer para que eso no pase (si esto fuese algo habitual) si no sabemos cómo solucionar el problema consultar con un profesional para que nos indique pautas en ese problema concreto, por ejemplo, aprendiendo habilidades sociales y trabajando la autoestima.

VER GALERÍA

¿Qué edad o qué tipo de comportamientos pueden ser indicativos de que ya no se trata de algo natural, de que puede haber algún 'problema' escondido? ¿Cómo se debería de abordar el tema?

A veces los niños se pueden sentir abandonados y buscar la atención de sus padres portándose mal, si de esta manera sus padres centran su atención en él. Otras veces pueden llegar a hacer chantajes para conseguir lo que desean, si no me dejas la tablet no haré los deberes. En ocasiones pueden portarse mal porque quieren toda la atención para ellos, por ejemplo, con la llegada de un hermano. En algunos casos ante la separación de los padres pueden mostrar problemas de conducta como escaparse de casa, con esta conducta consiguen o pretenden conseguir que los padres se unan para buscarle. Indicativos de que las llamadas de atención pueden esconder un problema pueden ser: cambios en el comportamiento, de ser un niño alegre pasar a ser un niño triste, de ser un niño que le gustaba ir al colegio no querer ir, tener dolores de tripa  o decir que los tienen para evitar ir al cole, tener dificultades para hacer las tareas escolares cuando antes no las tenían, no querer estar solo, dificultades para dormir, hacerse pipí en la cama cuando ya no lo hacía…Cuando tienen que adaptarse a nuevas situaciones  es normal que su comportamiento cambie(como empezar al cole, nacimiento de un hermano, separación de los padres, muerte de algún familiar significativo… )

VER GALERÍA

¿Qué puede haber detrás? ¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

Puede haber problemas de ansiedad, problemas escolares, falta de límites, problemas de aprendizaje, padres muy estrictos, muy permisivos. Padres que tienen amplios horarios laborales y que no disponen de tiempo para atender las necesidades emocionales del niño y que intentan compensar el tiempo con objetos materiales. También puede haber niños hiperactivos, inatentos, desafiantes, ansiosos, dependientes…lo que hay que tener en cuenta es que si hay normas, límites, sus necesidades físicas y emocionales está cubiertas y no sabemos qué hacer lo recomendable sería consultar a un experto como el pediatra, profesores, psicólogo y asegurarse de que el profesional reúne las titulaciones y conocimientos necesarios para aconsejarnos en nuestro caso particular.