Horóscopo / Astros del mes

por Vicente Cassanya

EL SOL

El Sol continuará en Piscis hasta el día 20, potenciando la fantasía y la imaginación que pueden ser muy inspiradoras si se usan bien, pero que también pueden empujar al caos si se emplean de modo escapista. Es momento de plantearse cómo usar los ideales, los sueños… En esta ocasión, de un modo muy especial, porque Mercurio también estará todo el mes en este signo, aumentando así las energías de Piscis.

Con la entrada del Sol en Aries el día 20 dará comienzo la primavera para el hemisferio norte y el otoño para el hemisferio sur. Y, como siempre que se produce un cambio de estación, conviene estar atentos, de un modo especial, al cuerpo y las emociones, porque se necesita un esfuerzo de adaptación a las nuevas condiciones y circunstancias que representa cada estación. Tiempo de renovación y renacimiento.

 

MERCURIO

Mercurio continuará todo el mes en Piscis, inclinando la mente hacia enigmas, misterios, símbolos o mensajes ocultos. Pero también a despertar la espiritualidad o la llama mística. Además, estará retrógrado desde el día 6 hasta el 28. Un mes, por tanto, para aprender mucho de las ideas, planes, pensamientos y tratos.

Este movimiento de retrogradación se produce unas tres veces por año y señala etapas en las que conviene estar alerta. De repente, los planes pueden cambiar, lo que creías de una manera, resulta ser de otra… Así que no es tiempo para actuar a piñón fijo, sino de aprender a tener agilidad y capacidad de adaptación y resolución. Pero no hace falta cruzarse de brazos para evitar los efectos de Mercurio retrógrado, como algunos preguntan.

 

VENUS

Del 1 al 26 Venus pasará por Acuario, facilitando un aire de amistad a las relaciones personales, intensificando los sentimientos de justicia, armonía, paz e igualdad. Más que nunca, las posibilidades de seducción estarán en las conversaciones estimulantes, las personas inteligentes o aquellas que sean capaces de mostrar originalidad y hacer cosas especiales. Tiempo de innovar en el estilo, los gustos o las relaciones, hallando nuevos estímulos.

Los días finales del mes, ya en Piscis, este planeta otorga un interés especial a todo lo que tiene algo de misterio, algo que convendrá tener en cuenta para las relaciones personales. En este signo todo cobra un ambiente peliculero y concede un alto valor al romanticismo y la fantasía. Es bueno saber colorear la vida o enriquecerla con valores que no tienen por qué estar expuestos a la luz.


MARTE

El planeta rojo continuará todo el mes en Tauro, donde entró a mitad del pasado mes. Da tendencia a que cada cual busque consolidar sus propias posiciones, por lo que las actitudes podrían ser muy tercas. En cambio, es favorable para que las acciones lleven a resultados prácticos. No importa tanto la rapidez como ser persistente. Buena ocasión para centrarse en objetivos económicos y en cómo potenciar los recursos personales. Así que, antes de empecinarte en algo o de que algo se te meta entre ceja y ceja, piensa con qué objetivos y qué puede implicar.

 

URANO ENTRA EN TAURO

Este mes también destaca por un movimiento histórico, como es la entrada de Urano en Tauro, donde estará los próximos siete años. Una entrada que ya se produjo el pasado año, pero tan solo de forma provisional para unos meses. Esta vez es definitiva. El paso de Urano por Tauro viene para traer una gran revolución en el ámbito de la macroeconomía y las finanzas que influirá en todo el mundo. Empieza un periodo revolucionario para los mercados, bancos, finanzas, medios de pago… Convendrá conectar con estas nuevas energías para no quedar fuera de juego en los tiempos venideros.

 

LAS LUNAS DE MARZO

Día 1. Luna en Capricornio. Buena ocasión para poner orden en el mundo de las amistades y los círculos sociales. Es momento de hacer ajustes en el sentido de la cooperación. 

Día 3. Luna en Acuario. Unos días muy apropiados para hacer amigos y proyectos en equipo. Una ocasión para ampliar el círculo y entrar en actividades de estímulo mutuo.

Día 6. Luna en Piscis. Estos días se reunirán el Sol, la Luna y Mercurio en este signo, por lo que pueden ser lo más importantes del mes, al menos, para trazar nuevos planes y preparar nuevos proyectos.

Día 8. Luna en Aries. Convendrá cuidar los impulsos en asuntos económicos, pero podría ser la ocasión para crear nuevos recursos o potenciar la forma de explotar las habilidades.

Día 10. Luna en Tauro. Las ideas y las acciones deben ser concretas, pero mejor evitar imposiciones, que estos días los ánimos pueden estar calentitos, con Marte también pasando por este signo.

Día 13. Luna en Géminis. Estaría bien buscar momentos especiales para la comunicación en el ámbito familiar. Es momento de establecer conexiones y estar bien informados de todo.

Día 15. Luna en Cáncer. Las emociones deben hallar una salida, pero debes saber cómo manifestarlas de un modo constructivo. Días apropiados para todo tipo de emociones.

Día 17. Luna en Leo. Días apropiados para centrarse en lo que hay que hacer, en el trabajo, las obligaciones cotidianas o la salud. La cuestión es no perder el propio centro.

Día 19. Luna en Virgo. Da igual cómo sean las relaciones y en qué ámbito, al final, los detalles acaban siendo determinantes. Algo que conviene tener en cuenta estos días.

Día 21. Luna en Libra. Con la Luna Llena siempre conviene estar al tanto de las emociones y cuidar las relaciones personales. El instinto tiende a apoderarse de la razón. Pero se puede aprender mucho.

Día 23. Luna en Escorpio. Días apropiados para ocuparse de las finanzas a fondo y no dejar detalle sin mirar. El momento de ver cómo mejorar las condiciones con bancos, seguros…

Día 25. Luna en Sagitario. Aprovecha estos días para leer, viajar o dedicarte a actividades destinadas al crecimiento personal. Buen momento para ampliar horizontes y cultivar la espiritualidad.

Día 28. Luna en Capricornio. Esta luna exige rigor y concentración en los asuntos profesionales y relaciones sociales. Es momento de cuidar tu lugar en el mundo y de buscar consolidarte.

Día 30. Luna en Acuario. Termina el mes con una luna amistosa que invita a crear una especie de arco iris en las relaciones personales. Tiempo de romper con la zona de confort para experimentar.