Iluminar la Navidad

IDEAS DECORACIÓN

Pon luz a la Navidad: cómo lograr que tu casa brille (y deslumbre) estas fiestas

Con un inmenso poder decorativo, una buena iluminación te ayudará a crear ambiente navideño, lleno de magia y calidez.

by hola.com

En las calles dan el pistoletazo de salida a la Navidad y en casa son siempre uno de los recursos decorativos más importantes, pero en esta época su poder aumenta y mucho. Eso sí, la iluminación navideña tiene que acompañar al resto de la decoración –no restarle protagonismo–, creando bellos juegos de luz que potencien la presencia de los demás adornos.

Integrada en la decoración

Aunque puedes crear una feria y no dejar un rincón sin bombilla, lo ideal es alcanzar el equilibrio entre tu iluminación general y la típica de estas fiestas, buscando la integración perfecta en el ambiente a través de una iluminación cálida, fija (por favor, olvídate del parpadeo de discoteca) y, a ser posible, led, para que tu factura no note tanto tu encendido navideño.

Desde la entrada al salón, pasando por el comedor

La luz te permite trasladar el espíritu navideño a cualquier estancia de tu vivienda. Aunque lo ideal es evitar la cocina y los dormitorios y prestar especial atención al salón y al comedor, no te olvides del exterior y la entrada, ya que deben dar el recibimiento más cálido. Para evitar el desastre, lo ideal es planificar bien dónde va a ir cada punto de luz y determinar cuántos vas a colocar, para que transformen los espacios sin resultar molesto o dar mucho calor. El árbol de Navidad y la mesa son dos de los rincones que necesitan luz para brillar con fuerza, pero tampoco debes olvidar la chimenea, las ventanas o las escaleras. ¡No dejes nada a oscuras!

La magia de las velas

Merecen un apartado por sí mismas. Son, sin duda, uno de los mejores aliados de la decoración, pero en esta época del año cobran especial importancia aportando su toque mágico a cualquier rincón. “La Navidad se caracteriza por la luz. Una gran opción es distribuir por la casa velas blancas y mantenerlas encendidas. Este color representa la pureza, la comodidad y aporta paz, ya que ayuda a que te tranquilices y a dejar sensaciones negativas a un lado. El blanco combinado con la luz propia de la vela creará un ambiente de calma y protección al mismo tiempo que dará una ‘chispa’ a tu vida y a tus visitantes. La llama dará un tono cálido a la estancia, muy propio de esta festividad”, señala la interiorista Sandra Marcos (sandramarcos.com).

Alternativas con mucha luz (propia)

Guirnaldas, candelabros, farolillos, carteles luminosos, bombillas sueltas o creando composiciones… Las opciones para iluminar tu casa estas fiestas son muy variadas. Las guirnaldas (con permiso de las velas) encabezan la lista, debido a sus muchas posibilidades y a su atractivo personal, por supuesto.

Puedes usarlas en la mesa de comedor, para ‘engalanar’ las sillas, alrededor de la escalera, bordeando el marco de un espejo o de un cuadro, dentro de un jarrón a modo de luciérnagas, o en las paredes creando figuras o mensajes.

Más sobre: