tabla-quesos

‘Tips’ prácticos: así debe ser la tabla de quesos perfecta

¿Cuántas variedades debe incluir?, ¿qué cantidad debemos calcular por comensal?, ¿cuáles son los mejores acompañamientos?...

by Iraide Almudí

Pocas opciones tan socorridas, resultonas y deliciosas como una tabla variada de quesos cuando tenemos invitados en casa. Ya sea para un picoteo informal, o bien para una ocasión un poco más especial, se trata de una apuesta que casi siempre funciona. Eso sí, para conseguir una tabla de quesos top, es importante tener en cuenta una serie de pautas. Tips tan sencillos -pero efectivos- como estos que hoy explican a Hola Cocina los expertos de INLAC (Organización Interprofesional que agrupa a todo el sector lácteo de España). ¡Toma nota!

VER GALERÍA

-Una de las primeras preguntas que nos asaltan al preparar una tabla de quesos es el número de variedades que debemos incluir. Pues bien; el mínimo suele ser de cuatro, aunque entre cinco y ocho se considera una cifra óptima para ofrecer quesos suficientemente distintos.

-Una vez definido el número… ¿por qué variedades en concreto debo decantarme? Ésta es otra de las dudas más recurrentes, especialmente, teniendo en cuenta el enorme abanico de opciones que nos ofrece el mercado (en España, por ejemplo, contamos con más de 150 tipos de quesos). Una buena pista para conformar la tabla es apostar por quesos de distintas características, atendiendo a variables que definen el queso: el animal del que procede la leche (vaca, cabra, oveja…); el nivel de maduración, la textura, la intensidad de sabor… A mayor variedad en una tabla de quesos, más diversión y disfrute. No obstante, en caso de duda, no hay mejor opción que dejarse aconsejar por los expertos de las queserías. Así la probabilidad de equivocarse es prácticamente nula. 

-Respecto a las cantidades, todo depende de la importancia que le vayas a dar al queso en la comida. Si, por ejemplo, lo vas a servir junto a otras opciones, puedes calcular unos 80 gramos por comensal. Si el queso va a tener mayor protagonismo, puedes aumentar esa cantidad hasta unos 200 gramos.

-Algo que tampoco podemos descuidar es el hecho de que cada queso requiere un corte específico que debemos respetar a la hora de presentarlo (mientras que un queso manchego podremos presentarlo en cuñas, éste no es el tipo de corte más adecuado para un Cabrales, por ejemplo).

VER GALERÍA

-En el caso de que vayamos a cortar varios tipos de queso es aconsejable utilizar diferentes cuchillos para no contaminar los sabores. Así cada pedacito de queso mantendrá intacto su sabor. Asimismo, recuerda evitar los quesos de sierra a la hora de cotar el queso.

-También la base sobre la que cortamos es importante: la madera, el acero inoxidable o el mármol son las mejores superficies para hacerlo.

-Cuando dispongas los quesos en la tabla, recuerda dejar el suficiente espacio entre ellos. Visualmente es mucho más atractivo y, además, evitas también que los sabores se mezclen.

-Como sabemos de sobra, la comida entra por lo ojos, así que esmérate a la hora de conformar tu tabla, disponiendo los quesos de forma estética y ordenada. Una buena idea es agruparlos por tipo, o por intensidad. Lo ideal es empezar a degustar los quesos más suaves e ir creciendo en intensidad. Así pues, no dudes en explicar a tus invitados qué quesos van a degustar y sus características básicas.

-Como acompañamiento resultan ideales los frutos secos, el pan, las mermeladas, la fruta fresca (como uvas o manzana que, además, ayudan a limpiar el paladar).

-Parece una obviedad, pero es importante tener en cuenta la época del año en la que vamos a servir la tabla, ya que existen algunos quesos más sensibles que otros a las condiciones climatológicas (temperatura, humedad…). Cuando vayas al mercado, tenlo en cuenta.

PICNIC VERANIEGO PARA CHESSELOVERS

Ahora que el buen tiempo acompaña, también puede ser un planazo disfrutar con los tuyos de una rica tabla quesos al aire libre. En este sentido, también deberás tener cuenta algunas recomendaciones básicas como éstas que nos cuenta Clara Díez, de ‘Quesería Cultivo’:

VER GALERÍA

-Lo ideal es, siempre que se pueda, transpotar el queso en una pequeña neverita. En su defecto, mete las piezas dentro tuppers. Así se conservarán mejor durante el trayecto, evitaremos exceso de olores y que el queso ‘sude’ más de lo necesario.

-Recuerda que cada queso debe ir envuelto en su propio papel, preferiblemente un papel parafinado (su película interior evita que el papel se humedezca).

-Es muy importante que los quesos no estén expuestos al sol durante el trayecto.

-Por último, es mejor cortar el queso una vez hayamos llegado a nuestro destino. Así evitaremos que se seque más de lo necesario, y su sabor y textura serán mucho más agradables.

Te puede interesar:
Idiazabal, Cabrales, Mahón, Torta del Casar… ¿cuál es tu queso español favorito?
Cuatro tartas de queso a las que no podrás resistirte