Helado de arándanos con chocolate blanco

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: 5 horas

Número de raciones: 6

Autor: ¡HOLA! Cocina

Este helado es, además de muy bonito por su color, muy suave y cremoso. La base es un puré de arándanos, pero se enriquece con nata montada y con una cobertura, siempre opcional, de chocolate blanco. Puedes servirlo junto a unos arándanos troceados u otros frutos rojos que te gusten, como unas moras o frambuesas.

helado-arandanos-chocolate-blanco

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: 5 horas

Número de raciones: 6

Autor: ¡HOLA! Cocina

Este helado es, además de muy bonito por su color, muy suave y cremoso. La base es un puré de arándanos, pero se enriquece con nata montada y con una cobertura, siempre opcional, de chocolate blanco. Puedes servirlo junto a unos arándanos troceados u otros frutos rojos que te gusten, como unas moras o frambuesas.

Ingredientes

Para el helado

  • 125 g arándanos
  • 1 unidad huevo
  • 60 g azúcar blanco
  • 125 ml nata para montar bien fría
  • 1/4 cucharadita zumo de limón
  • 1/4 cucharadita sal

Para la cobertura (opcional)

  • 100 g chocolate blanco

Preparación

  • Ponemos en la batidora los arándanos junto con 20 gr de azúcar y el zumo de limón. Trituramos bien y dejamos reposar en la nevera esta mezcla como mínimo 2 horas.
  • En un bol, ponemos el huevo junto con el resto del azúcar y la sal, batimos hasta que aumente de volumen y haya blanqueado la mezcla.
  • Por otro lado, vertemos la leche en un cazo y la ponemos a fuego medio hasta que rompa a hervir, vertemos la mezcla del huevo y vamos removiendo durante unos minutos, hasta que espese ligeramente. Apagamos el fuego y dejamos enfriar por completo.
  • Juntamos las dos mezclas: vertemos la de arándanos en el cazo y removemos hasta conseguir una crema homogénea.
  • Montamos la nata y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior, integrándola suavemente.
  • Por último, vertemos la mezcla en la heladera y dejamos que trabaje nos 30 minutos aproximadamente o el tiempo que nos indique el fabricante.
  • Cuando el helado esté listo, lo ponemos en un molde y lo guardamos en el congelador, como mínimo, 4 horas. Aunque lo mejor es que se conserve en él toda la noche.
  • Si queremos servirlo con la cobertura de chocolate blanco, lo derretimos al baño María un rato antes de servirlo, dejando que repose y que pierda temperatura unos minutos, para que no se nos derrita el helado y lo rociamos por encima.