helados-caseros-recetas-faciles

Nueve helados cremosos y caseros para endulzar tus tardes de verano

Como postre o merienda, te vamos a proponer unas recetas para que hagas en casa unos sabores diferentes y sorprendentes. Prepara tu congelador, que vas a llenarlo de mucho dulce

by Marta Romero

Helados hay muchos y diferentes. Y el verano es, sin duda, la época para lucirlos. Puedes ser más de los que prefieren sujetar un palito mientras das un paseo por la tarde, porque lo que buscas es algo ligero y refrescante (aunque, cuidado, dependerá de la cantidad de azúcar que contenga). Puedes ser de los que salen a caminar con la excusa de encontrarse (sin querer) con su heladería de referencia para volver a casa con las manos entregadas a un cucurucho o tarrina. O de los que, directamente, no salen de ella porque prefieren que el helado sea el que llegue a su congelador. Puedes ser de los que cuidan la línea, buscando una opción más healthy, como un helado de yogur sin muchos aditivos. O de los que entienden el helado como un auténtico postre o, por qué no que estamos en verano, como una merienda diferente. 

Para estos últimos, lo único que nos faltaba desde ¡HOLA! Cocina era crear una recopilación de nuestros favourite ones en lo que a helados cremosos, de cuchara y cucurucho se refiere. Son sabores sorprendentes, pero que se sirven como siempre: en tarrina y con cuchara, en cucurucho y a lametones. Y si tienes invitados, con ellos no vas a fallar. 

Tienes sabores clásicos -como la vainilla y la fresa-, algunas mezclas que ya conoces pero con formato diferente -como cuando aúnas el chocolate con las avellanas, ¿te suena?- y otros más sorprendentes que nos traen ingredientes de moda -como la crema de cacahuete- o uno de los cócteles omnipresentes del verano: la piña colada. Tú eliges. Y aunque leas que necesitas heladera o que no, todas ellas pueden adaptarse a tu forma de hacerlos. Porque aunque estas máquinas puedan ahorrarte mucho tiempo, siempre existe un camino secundario por el que conseguir el mismo resultado. Te van a gustar todos.

Paso a paso: helado de arándanos y chocolate blanco

Este helado es, además de precioso por el colorido resultado, suave y delicioso. La base es un puré de arándanos a la que añadimos nata montada y, como cobertura (siempre opcional), un poco de chocolate blanco derretido. Acompáñalo, sin duda, de frutos rojos frescos, como moras o frambuesas.

Paso a paso: helado cremoso de pistachos

Uno de los helados que más gustan cuando está bien hecho, favorito de muchos, es el de pistacho. En esta ocasión, no necesitas ni heladera. Con base de yogur y mascarpone conseguimos ese extra de cremosidad que puedes servir con o sin trocitos, según tu tolerancia a lo crunchy.

Paso a paso: helado de vainilla con dulce de leche

Esta receta es uno de los grandes clásicos: base de vainilla (creada a partir de una vaina natural y un poco de nata) y rociado con un sirope de dulce de leche. Para darle un toque crujiente, espolvorea al final unos frutos secos que has podido moler con anterioridad.

Paso a paso: helado de avellanas y chocolate

Tan solo necesitarás unos minutos para conseguir este delicioso sabor de helado que nos recuerda, por la mezcla de sus ingredientes, a una nutella algo más suave. Ya sabes, chocolate y avellanas. No necesitas heladera, pero sí una buena trituradora y mucha paciencia para esperar el tiempo suficiente.

Paso a paso: helado de plátano y mantequilla de cacahuete

La mantequilla de cacahuete se ha convertido en uno de los productos más perseguidos, no solo ya por deportistas, sino por todos aquellos que buscan un dulce sin demasiado dulce. Sí, su sabor (si está elaborado con una gran cantidad de cacahuetes) te será más parecido al de los frutos secos. Esta vez la mezclamos con unos plátanos para un helado original.

Paso a paso: helado de coco y frambuesas

Una opción muy suave y cremosa gracias, en parte, a uno de sus ingredientes base: la leche de coco. Suele gustar mucho a los más pequeños de la casa, con lo que será una merienda deliciosa que puedes servirles y acompañar con unas frambuesas o unos cornflakes sin azúcar para darle un toque crujiente.

Paso a paso: helado de piña colada

Un helado no apto para todas las edades, pero que puede sustituir un cóctel en cualquier reunión entre amigos. Es una receta muy refrescante para la que vas a necesitar mucha piña fresca y, en este caso, una heladera. Si quieres una versión para los más pequeños, elimina el licor de entre sus ingredientes.

Paso a paso: helado de ‘cheesecake’ y zanahorias

Los últimos sabores de helados que estamos viendo son los que reproducen el sabor de alguna de las tartas más famosas de la repostería, como la de la neoyorquina tarta de queso. Es muy sencillo de conseguir y si no encuentras la mermelada de zanahoria en el supermercado, no te preocupes, cámbiala por una de frutos rojos o fresas.

Paso a paso: helado de fresa

Esta es quizás una de las recetas más sencillas de las que vas a encontrar en este artículo, pero no por ello debes descartarla. Apenas utilizamos ingredientes: unas fresas maduras, un poco de leche, nata y azúcar, además del toque cítrico del zumo de limón que apenas notarás.