Alberto y Luna, en MasterChef 8

La 'cobra' de Alberto a Luna que precedió al gran beso

Los aspirantes, que se quedaron a las puertas del combate final, protagonizaron una de las escenas más esperadas de 'MasterChef 8'

por hola.com

MasterChef 8 ya tiene ganadora. Después de largas semanas entre fogones, Ana consiguió imponerse a Andy e Iván en un emocionante combate final gracias a un espectacular menú en el que combinó la cocina tradicional con técnicas modernas. El plato más amargo de la final fue para Luna y Alberto, quienes se quedaron a las puertas del último cocinado de la edición. Sin embargo, los aspirantes se han llevado otro importante premio de una aventura que difícilmente olvidarán. Los fans del formato por fin han podido ver el esperadísimo beso entre la pareja, que confirmó su romance instantes antes de celebrarse el último asalto del programa, en el que ninguno de los dos entraba en competición. Sin embargo, antes de este romántico beso, que ha corrido como la pólvora en las redes sociales, Luna ya intentó hacer público el noviazgo, pero recibió la 'negativa' de su compañero.

VER GALERÍA

Al igual que Jorge y Miri, de MasterChef 5, o Víctor y Sofía, los 'alcaldes' de MasterChef 6,  Alberto y Luna han encontrado el amor en las cocinas del talent de La 1. A pesar de que Alberto ha despistado a los espectadores a lo largo del concurso, negando en reiteradas ocasiones una relación con su compañera, el aspirante ha reconocido que entre ellos existe más que una bonita amistad en la última prueba de exteriores de la octava edición. Los aspirantes se trasladaron a El Bohío, el restaurante de Pepe Rodríguez, donde debían cocinar para los duelistas de MasterChef Junior

El 'tonteo' entre los concursantes fue a más en las cocinas de la casa de Pepe, donde protagonizaron un divertido momento de intimidad. La canaria aseguraba a Alberto que uno de los dos tenía que estar en el combate final por una razón que nada tiene que ver con el mundo gastronómico: "¡Porque tiene que haber beso!". Fue entonces cuando el catalán retó a la profesora de yoga diciéndola que lo intentase: "¡Venga, inténtalo! A ver si puedes...". Tras la insistencia de Alberto, la aspirante se lanzó, pero él rápidamente se apartó. "¡La cobra! ¡Lo sabía!", gritaba algo avergonzada la concursante.

Momentos después irrumpió en la cocina una de las afortunadas comensales, Esther, ganadora de MasterChef Junior 5, quien no dudó en preguntar acerca del noviazgo entre los concursantes. Jordi Cruz se adelantó sugiriendo a la pequeña que entre ellos tenían "algo a medias", pero Alberto se encargó de matizar que la relación estaba consolidada. "Un poquito más que a medias. A estas alturas ya sí", reconoció el entrenador de fútbol, quien, a pesar de haberse mostrado tímido durante toda la temporada, finalmente ha abierto su corazón en la última entrega de una edición inolvidable del talent culinario.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie