Laura Escanes

Ni rojo, ni coral, según Laura Escanes la manicura del verano será...

Mientras en California y Los Ángeles las más influyentes apuestan por el amarillo, las españolas se decantan por otra tonalidad

by hola.com

Si quieres huir de los clásicos en lo que a tonos de esmaltes se refiere, este verano Kim Kardashian y Kaia Gerber te dirían que te animes a probar con el amarillo. SIn embargo, hay un pigmento que ha enamorado a Laura Escanes o Paula Echevarría, demostrando que hay vida y color más allá de los clásicos tonos como el rojo, uno de los más solicitados. Hablamos del blanco. Cuando la piel se broncea, apostar por este tono se convierte en un acierto. “Si todos los veranos primaban los colores ácidos y neones en uñas, este verano la tendencia más clara es llevar la manipedicura (manos y pies) en color blanco. Es un revival de los 90 que ya lucen en sus manos influencers y celebrities como Sara Carbonero o Paula Echevarría”, nos cuenta Elena Comes, directora de Le Petit Salon.

Apunta estas combinaciones

Comes, que acaba de abrir un nuevo salón en Valencia, precisa también el motivo en su opinión: “Es muy favorecedor cuando estamos morenas. No quiere decir que el color se deje de lado durante el verano, pero sí que la tendencia minimal del total-white le está ganando protagonismo a combinar colores en manos y pies”. Como decíamos, son muchas las celebrities que se apuntan a esta tendencia, pero primero fue la pasarela la que la anticipó. “La pasarela dicta sentencia, la manicura blanca es el must de la temporada”, explica Maryori Matayana, propietaria de The Nail Corner by OPI. ¿Y cómo podemos sacar partido a este tono? “Aunque es un color muy fácil de combinar, para sacarle mayor partido recomiendo combinarlo con prendas en tonos coral y azules turquesa para que contrasten. En cuanto a los accesorios, los que mejor combinan son anillos y pulseras en plata”, apunta la experta de OPI.

Ahora bien, has de tener en cuenta cómo llevarla para sacarles partido. "En cuanto a cuidados, requiere los mismos que otros tonos, evitar el uso de limpiadores fuertes y mantener bien hidratadas las manos y las uñas. Lo que sí que es verdad es que cuando el esmalte se levanta, es más visible en un tono blanco que si es un tono rosita claro/nude del tono natural de la uña", nos explica Matayana, por lo que hemos de tener especial cuidado cuando empiezan a estropearse. 

¿Ligeras u opacas?

Nos da también algunas claves que puedes hacer tuyas Noelia Jiménez, propietaria del salón del mismo nombre en Madrid. “Podemos ir desde un tono suave que deje ver la uña natural, cubriéndola con un ligero velo blanquecino, hasta la máxima opacidad. Es importantísimo si te decantas por un blanco cubriente que tengas una manicura impecablemente bien hecha, la cutícula retirada y nada de pellejitos ni rojeces”, nos explica, a la vez que añade algo obvio, “a las pieles morenas las favorece más que a las blancas. Pero si estás muy tostada por el sol siempre va a quedar más elegante y cuidada con un esmalte que no sea demasiado cubriente, ni por supuesto opaco. Lo puedes llevar tanto en una ocasión como el día de tu boda, hasta para el día día, o para un look de noche... También puedes romper el blanco con algún detalle o diseño si no te haces a ese efecto de ‘pureza’ que ofrece”, concluye.

Más sobre: