Dakota Johnson

Analizamos el éxito de la radiofrecuencia, el tratamiento 'flash' de las actrices

Los expertos en medicina estética responden a nuestras dudas sobre esta técnica no invasiva, de efecto inmediato y sin apenas efectos secundarios

by hola.com

Estamos ante la estrella de los tratamientos efecto flash, una de las más recomendadas por las gurús del cuidado de la piel y de las preferidas por las celebrities -de Dakota Johnson a Jennifer Lopez lo han probado- antes de pisar la alfombra roja. También está entre los tratamientos en los que más confían las novias antes de su gran día. Nos referimos a la radiofrecuencia, el protocolo que algunos han bautizado como "el lifting del siglo XXI". Pero, ¿dónde reside el secreto de su éxito? ¿Qué le ha llevado a ser el favorito de las actrices para brillar en las grandes ocasiones? Hemos hablado con algunos de los mejores expertos de nuestro país para que nos cuenten los secretos de esta técnica facial con todo detalle.

¿Por qué tiene tanto éxito?

Una de las primeras claves es que se trata de un "tratamiento no invasivo muy seguro y eficaz que consigue tratar de forma muy satisfactoria la flacidez, mejorando las líneas, los surcos y el descolgamiento de los tejidos, al mismo tiempo que recupera la calidad de la piel”, tal y como nos cuenta la doctora Pilar de Benito, directora médica del centro madrileño Slow Life House. Que tiene éxito está fuera de toda duda, pero hemos querido indagar en las razones, en opinión de los propios expertos. “En primer lugar podríamos decir que es la alternativa perfecta al lifting (cirugía), además es un tratamiento no invasivo y con grandes resultados instantáneos, además las sesiones no duran más de 60 minutos y son agradables para el paciente”, nos cuenta el doctor Antonio Licitra, especialista en medicina estética de Med-Estetic.

Si en algo incide la doctora Pilar de Benito es en que se trata de un tratamiento sencillo: “Según mi opinión su éxito radica en la sencillez del protocolo de aplicación del procedimiento. Es indoloro, sin punciones ni incisiones y el paciente sólo siente un calentamiento controlado del tejido que respeta sus capas más superficiales. El tiempo de aplicación es corto y tras la sesión, la reincorporación a la vida diaria es inmediata. Además, obtenemos un resultado flash que proporciona un aspecto deslumbrante y un efecto a largo plazo que podremos observar en los próximos meses. Otro elemento importante a su favor es que los efectos secundarios son poco frecuentes y consisten en un ligero enrojecimiento que desaparece al poco tiempo”, cuenta la doctora Pilar de Benito. 

Sus principales beneficios para el rostro

Queda claro que es un protocolo sencillo, pero ¿qué es lo que va a reflejar nuestra piel tras realizárnoslo? “Existen números beneficios, ya que con esta aparatología podemos conseguir un sutil lifting facial (levantamiento del rostro) una mirada rejuvenecida (mejora la definición contorno de ojos, atenúa las ojeras y reduce las bolsas pequeñas, levanta los párpados caídos), reduce la zona de la papada y disminuye las arruguitas y líneas de expresión”, nos cuenta el doctor Licitra. “El calentamiento de las capas profundas de la dermis produce una contracción de las fibras de colágeno del tejido, que es responsable del efecto tensor inmediato del tratamiento", explica la doctora De Benito. "Gracias a la radiofrecuencia, se consiguen grandes resultados a la hora de rejuvenecer, porque al aplicarla se producen más células especializadas, aparecen más 'soldaditos' encargados de formar colágeno y elastina. Especialmente los actores y actrices a partir de los 30 empiezan a notar que se reduce su producción, algo que se acentúa durante la menopausia", nos cuenta la experta en estética Carmen Navarro. 

El efecto flash es, tal vez, uno de los motivos por el que se convierte en el mejor aliado antes de un gran evento. “La radiofrecuencia facial se ha convertido en un must del mundo belleza. Es cierto que es el tratamiento estrella de muchas celebrities, ya que sus efectos son inmediatos y son la salvación para asistir radiante a un evento. Ya son muchas novias quienes han incluido la radiofrecuencia es su calendario beauty para prepararse para su gran día. Después de una sola sesión vemos un cutis hidratado (la piel irradia luz y una textura jugosa), experimentamos una sensación de confort y atenuamos pequeñas arrugas y líneas de expresión”, afirma Carmen Montalbán. Pero no solo hay que tener en cuenta ese efecto inmediato, "si a esto le sumamos que tiene un efecto definitivo tras varias sesiones, tenemos una combinación perfecta para que sea el tratamiento de elección para cualquier persona a la que le guste cuidarse”, nos explica Rebecca Molinello, copropietaria del centro Beauty&Go La Moraleja.

¿Deberías probarla?

Ya conoces los beneficios que le aporta a la piel, pero ¿es una buena opción para ti? La mayoría de los expertos considera que “resulta aplicable en cualquier tipo de piel, pero aconsejo comenzar a partir de los 30 y especialmente para aquellas que presenten flacidez y descolgamiento, así como poros muy abiertos”, nos explica la doctora Carmen Martín. “Fundamentalmente, se recomienda en personas con piel flácida, cetrina, con falta de luminosidad y fotoenvejecimiento leve o moderado. Es especialmente eficaz en el rejuvenecimiento de la zona periocular y el cuello”, matiza la doctora De Benito. 

La doctora Natalia Ribé, por su parte, nos cuenta que si se trata de una piel sensible habría que valorar y diagnosticar antes el grado de sensibilidad o problemática concreta que pueda presentar la piel, ya que la radiofrecuencia produce una fuente de calor concreta en la zona a tratar que podría enrojecer o alterar un cutis ya de por sí con dicha tendencia. “Se puede usar, pero con la condición de utilizar una intensidad muy baja, ya que al aplicar mucho calor en una piel sensible o reactiva podemos a aumentar la fragilidad capilar y provocar un enrojecimiento de la piel. Desaconsejo la radiofrecuencia si se trata de una piel extremadamente sensible con habituales e importantes alteraciones”, nos cuenta Daniel Marín. “En cualquier caso, siempre se puede adaptar la energía que se proporciona al tejido para obtener los resultados más satisfactorios sin efectos adversos”, matiza la doctora De Benito.

El tratamiento, paso a paso

“En primer lugar resulta fundamental analizar la piel tras un diagnóstico profesional. Después se realiza una limpieza que arrastre cualquier resto de maquillaje para y una exfoliación muy suave que elimine las células muertas. Posteriormente aplicamos el gel conductor para dar paso a la radiofrecuencia. Con una crema/aceite nutritivo y calmante acabamos el protocolo con un masaje facial”, explica el cosmetólogo y director del centro Santum Daniel Marín. La aplicación se realiza mediante movimientos circulares y se trabaja todo el contorno facial por zonas, añade por su parte la doctora de Benito, quien nos cuenta además que el día de la sesión es conveniente tomar suficiente agua unos 2- 3 litros, ya que cuanto más hidratado esté el tejido mejor será el resultado. La experta en estética Carmen Montalbán explica según su experiencia que todo va en función de los resultados, "ya que cada piel es un mundo, pero 4 o 5 sesiones en un intervalo cada 3 semanas pueden dejarnos realmente fascinadas".

¿Sola o combinada?

En opinión de la doctora de Slow Life House, los resultados se potencian si lo combinamos con otras técnicas como Mesoterapia con vitaminas, péptidos y ácido hialurónico, Plasma Rico en Plaquetas o Hilos Tensores de PDO. La doctora Natalia Ribé explica que en tanto que estimula nuestro propio colágeno y reafirma nuestra piel, se convierte en la gran aliada de otros tratamientos como las revitalizaciones o la terapia inductora de colágeno, ya que ayuda a éstos a prolongar y mantener los resultados a largo plazo. En su vertiente flash, forma un tándem perfecto con los tratamientos de cabina (oxigenaciones, hidrataciones, etc.).

Y para el cuerpo...

La doctora Natalia Ribé coincide con sus compañeros de profesión en que se puede beneficiar de su uso cualquier tipo de piel, pero muy concretamente las pieles castigadas, poco jugosas y con falta de firmeza. Y matiza que “tanto en facial como en corporal, porque la radiofrecuencia es también la estrella de la aparatología de cara a lucir cuerpazo en verano, está indicado tanto en pieles jóvenes como en pieles más maduras, y tanto en hombres como mujeres”.