Elena Rodríguez en 'Supervivientes'

Elena, impactada por su cambio físico tras tres meses de concurso: '¡Parezco una niña!'

A pesar de su pérdida de peso, la madre de Adara Molinero ha asegurado que regresa a España mucho más 'renovada' por dentro que por fuera

by Gtresonline

Hace apenas unos días, Elena Rodríguez se quedaba a las puertas de la gran final convirtiéndose en la undécima expulsada de Supervivientes, después de tres duros meses de supervivencia en Honduras. Antes de hacer las maletas y poder regresar a España, en la última gala de Supervivientes: Conexión Honduras, la concursante ha podido hablar con Jordi González y hacer un balance de un concurso que la ha llevado en varias ocasiones hasta el límite de sus fuerzas. Después de tres meses haciendo frente a las adversidades de la isla y a la falta de alimento, finalmente la madre de Adara Molinero ha podido descubrir cuántos son los kilos que ha perdido y el estado en el que ha quedado su cuerpo después de tanto tiempo luchando para llegar hasta el final. 

VER GALERÍA

"Físicamente me voy a ver horrorosa pero mentalmente me siento nueva, renovada y encantada", expresaba Elena antes de verse. Aunque al principio no quería mirarse por miedo a ver qué se encontraba en su reflejo, finalmente se quitaba las manos del rostro para ver su nueva imagen y lo primero que le ha llamado la atención era lo rubia que estaba. "¡Soy rubia! Estoy más mayor", espetaba la madre de Adara mientras miraba con atención su clara cabellera por el efecto del salitre y del sol. "¡Has perdido 8 kilos!", le informaba con entusiasmo Jordi González desde plató. "¿Ocho kilos? O sea, que me he quedado en 50 kilos", ha reaccionado la superviviente, que ha reconocido que los vaqueros que llevaba puestos le apretaban al llegar a los Cayos Cochinos. 

VER GALERÍA

"¡Parezco una niña!... De cuerpo, de cara no", expresaba Elena al quitarse la ropa para ver bien los 7,9 kilos que se supone que había perdido. "Yo no voy regalando halagos por ahí, pero créeme que estás muy guapa", le decía Jordi desde plató al ver el poco convencimiento de la triatleta respecto a su rostro. Aunque su cambio físico no ha sido uno de los más impresionantes de esta edición, la robinsona ha confesado sentirse más cambiada por dentro que por fuera. A pesar de haberse quedado muy cerca de llevarse el ansiado maletín, ha asegurado que no siente rabia ni frustración, sino que está 'contenta, muy feliz y adaptándose a la realidad'. "Esto es más de lo que yo me esperaba. Me he quedado viviendo semana tras semana. Nunca pensé que fuera a llegar hasta aquí, así que no me ha nacido el sentimiento de rabia ni frustración", ha explicado.

VER GALERÍA

Mientras que en Honduras Elena se impresionaba por su cambio físico y recibía los halagos de Jordi González, en España, su hija Adara Molinero coincidía completamente con la opinión del presentador mientras comentaba lo bien que veía a su madre. Para la ganadora de GH VIP 7, su madre vuelve totalmente renovada de los Cayos Cochinos: "La veo bien con ganas de disfrutar y sobre todo de ser feliz. Mi madre vuelve totalmente renovada", aseguraba la modelo, quien minutos después tuvo la oportunidad de poder hablar con ella para decirle lo orgullosa que estaba de su paso por el concurso, y junto con su hermano Aitor, sorprenderla con la buena nueva de la reconciliación entre ellos. Un acercamiento que ha emocionado mucho a Elena, ya que ha visto su sueño cumplido después que ambos hayan estado años sin hablarse.